Placer culpable: “The School of Rock”

Hoy queremos inaugurar en Extracine una nueva sección, que llevará el esclarecedor nombre de "Placer Culpable". ¿De qué hablaremos aquí? De esas películas, que todos tenemos, hasta los críticos más especializados, que no son especialmente reconocidas por su calidad cinematográfica pero que sin embargo a nosotros nos encantan. Entrarían dentro de este grupo todas aquellas películas que provocan las risas de nuestros amigos cuando reconocemos que nos gustan.

Así que voy a comenzar hablando de una película que particularmente me atrapó desde la primera vez que la vi, y que ya ha llegado un punto en el que no me avergüenzo de reconocerlo: "The School Of Rock". ¿Por qué me gusta esta película? Sinceramente no tengo ni idea. Es una cinta muy simple, cuyo esquema hemos visto repetido millones de veces en otras obras y con un final tan previsible que es tremendamente efectivo.

Vamos ha hablar un poco de la obra en sí. Está dirigida por Richard Linklater, uno de los directores más vanguardistas en el uso de la técnica de la rotoscopia con obras como "Waking Life" o "A Scanner Darkly". La verdad es que su fimografía es increíblemente hetereogénea, donde encontramos películas de animación existencialista como las que he citado antes, otras muy intimistas y románticas como "Before Sunrise" y "Before Sunset", con otras más simples que buscan el entretenimiento inmediato como la que hoy nos ocupa.

La cinta está protagonizada por Jack Black, uno de esos actores al estilo de Jim Carrey que o te encantan o los aborreces. Tengo que aclarar que yo me inclino más por lo primero, algo que ayuda mucho a disfrutar de esta película. Black interpreta a un rockero en horas bajas que tiene que aceptar el empleo de maestro sustituto en una escuela elitista para conseguir un poco de dinero. La meta de su vida es ganar la "Batalla de las Bandas", pero le han echado de su grupo, por lo que decide "engañar" a los pequeños a los que da clase para formar una banda después de comprobar que son unos genios con los instrumentos.

Cualquiera que no haya visto la película y sólo tenga esta parte del argumento, ya se puede imaginar lo que va a suceder después e incluso como va a terminar. Y no estará equivocado. La película es tan previsible que el espectador ya sabe lo que va a ocurrir, pero igualmente espera espectante a verlo en pantalla.

¿Qué es lo que tiene de bueno la película? Creo que uno de sus puntos más importantes, y que llama la atención del espectador después de un primer visionado, es la banda sonora. El protagonista es un aférrimo defensor del rock puro, y eso se puede comprobar en el soundtrack, elaborado personalmente por el propio Jack Black. Así encontramos canciones de grupos míticos como The Who, The Doors, The Ramones o Led Zeppelin, la élite de las bandas de rock de los 60, 70 y 80.

Sin embargo, la importancia de la música en la película no se reduce sólo a introducir canciones de estos famosos grupos, también encontramos algunos temas inéditos de la banda llamada School of Rock, es decir, de los protagonistas de la película. Un ejemplo muy evidente es la canción que tocan al final durante el concurso de la "Batalla de las Bandas", un auténtico temazo incluído en la banda sonora:

Otro punto a favor de la película es la interpretación de los distintos niños de la clase. Es muy difícil encontrar comedias con actores infantiles que no sean pedantes, otra cosa es que fuese de un género distintos. Sin embargo en las películas cómicas parece que tienen la obligación de exagerar sus papeles, lo que produce un rechazo inmediato en el espectador. Sin embargo en "The School of Rock", los pequeños actores cumplen y apenas hay un par de momentos donde se produzcan estas situaciones. Jack Black, por ejemplo, exagera mucho más su interpretación —algo a lo que, por otra parte, ya nos tiene acostumbrados—.

Por lo tanto tenemos una película tremendamente simple, he de reconocerlo, que tampoco destaca ni por su historia ni por su complejo mensaje, pero que sin embargo consigue atrapar al espectador hasta el final y hacerle disfrutar. No se si será por la estupenda banda sonora o por la caracterización de alguno de los personajes, pero a mi desde luego me encanta, y no me cuesta reconocerlo.

Estoy seguro de que a muchos no os agradará la película y penséis que es infantil y demasiado previsible. Sin embargo también puedo asegurar que tendréis películas que encajen dentro de esta sección y ahora es vuestro turno de comentarlas. Venga, sin miedo.

Foto: TheZoneMovies