“Paranormal Activity 2”, cuando algo funciona…

Bueno, al menos funciona en taquilla, porque fuera de eso nada de nada. La precuela, "Paranormal Activity" se convirtió en una de las películas revelación del 2007. Supo rentabilizar y explotar la enorme campaña publicitaria de la cinta, que muchos compararon, no sin razón, con "The Blair Witch Proyect", tanto en la publicidad como en la propia obra. ¿Pero qué tenía "Paranormal Activity" de especial? Yo al menos todavía me lo pregunto.

La utilización de la cámara en mano ya no es una técnica que podamos tratar de novedosa en el año 2010. Muchas películas, y especialmente las de terror, la han usado para dotar de mayor naturalidad a su puesta en escena y sobre todo para introducir al espectador de manera más efectiva. Así encontramos ejemplos como la anteriormente citada sobre la bruja de Blair, "Cloverfield" o "[Rec]". Cada una de ellas tomó como base esta técnica pero en algunas se supo explotar todo su potencial mientras que otras parece que sólo se sumaron a esta nueva moda que estaba surgiendo.

En "Paranormal Activity 2" encontramos un nuevo enfoque de esta técnica, ya que no sólo se utiliza la cámara en mano, o incluso como vimos en la primera parte donde esta cámara se colocaba en un trípode para averiguar qué ocurría por las noches. En esta secuela se introduce un elemento novedoso que son las cámaras de seguridad. Novedoso dentro de este tipo de películas puesto que en "Redacted" de Brian De Palma ya se explotaron todas sus posibilidades.

Que sean un elemento nuevo no quiere decir que estén bien aprovechadas, o que al menos abran una nueva rama para conseguir efectos terroríficos y escenas sorprendentes. Nada más lejos de la realidad. A Tod Williams le sale el tiro por la culata y lo único que logra al utilizarlas es una película tremendamente lenta y repetitiva, que muestra una y otra vez la misma consecución de planos y siempre, lo que es más desesperante, ordenados de la misma forma: la piscina, la cocina, el salón y la escalera. Cuando terminas de ver la película puede haber algunos datos que no recuerdes o no hayan quedado claros, pero puedo asegurar que este orden de planos se quedan grabados a fuego.

Sinceramente no entiendo para qué utiliza una y otra vez estas imágenes. ¿Para mantener la tensión en el espectador?¿Para alargar el metraje de la cinta? Es posible que en el contrato que firmó Williams le exigieran una película de hora y media de duración y, después de ver el material que disponía, se decidió por esto para que durara más. Da la sensación de que la misma historia, transmitiendo las mismas sensaciones que en la película, se podía haber narrado en apenas 15 minutos... o menos.

La primera mitad de la película sobra, directamente. No es más que una consecución de escenas familiares, que no aportan nada a la historia y que se podían haber resumido en un par de minutos, imagináos la complejidad del trabajo de guión. Los personajes son completamente planos, estandarizados y tan prototípicos que el espectador no puede más que desear que de verdad les ocurra algo, momento que se estira casi indefinidamente alargando la agonía no sólo de ellos, sino también de nosotros. Y esas escenas tan indispensables en películas de terror con golpes de efecto y sustos, brillan por su ausencia, propiciado posiblemente por el aburrimiento en el que se encuentra inmerso el espectador.

Pero no es todo negativo, aunque la única parte buena de la película también tiene algo malo. He de reconocer que lo mejor de la película es el final, no por el hecho de que se termine de una vez, sino porque está muy bien realizado y es lo único sorprendente de la película, sobre todo porque sucede con una velocidad que se echa de menos en el resto del metraje. La parte negativa de este final es que queda demasiado abierto y esto no es lo malo sino que por la forma que está tomando la saga, una tercera parte podría ser infumable.

En definitiva, una película que gustará a los que disfrutaron con la primera parte puesto que no hay ni más ni menos que en la precuela, es completamente calcada en su concepción y en su realización. Desde luego "Paranormal Activity 2" es un claro ejemplo de que cuando algo funciona... ¿para qué cambiarlo?

Fotos: Aullidos & NYDailyNews