«Inception» y los finales abiertos

Para los que han visto "Inception" y quieran saber cuál es realmente el final de la cinta, Michael Caine ha resuelto cualquier duda que tuviéramos aunque parece que no ha dejado muy conforme a algunos. No hace falta decir que lo que viene a continuación es un spoiler como un piano, y para los que no hayan visto la cinta a lo mejor preferirían no leer más, si es que todavía quieren verla y que no les destripen el final.

Tal y como nos comentaron ayer nuestros compañeros de Alt1040, el señor Caine hizo unas declaraciones muy interesantes a la BBC acerca del final de "Inception". Recordemos, spoiler va:

La peonza cae al final, ahí es cuando yo entro. Si estoy ahí es real, porque nunca estuve en el sueño. Soy el tipo que inventó el sueño.

¿Qué os parece?¿Os ha convencido esta teoría o todavía os queda un sabor agridulce del posible final? Yo personalmente pienso que este hombre quiere continuar alargando la leyenda de la película a partir de su final, intentando que la gente siga discutiendo sobre si esa escena es un sueño o es real. Esta claro que él como actor no puede saber si realmente están en un sueño o no, no creo que Nolan haya puesto un anexo al final del guión para aclarar a los actores cuál es el final, y menos aún para que lo fuesen pregonando en cualquier entrevista. Aparte que tampoco creo que cambie mucho la opinión del público que él haya dicho eso.

Este es de esos temas que quedarán en el aire, sin una respuesta clara, puesto que Christopher Nolan no se va a pronunciar al respecto. También esa es la gracia de la película: no saber exáctamente cuál es el final, y sobre todo que validen casi cualquier teoría que podamos imaginar sobre él. Esto es lo que provoca que cuando sales del cine estés dándole vueltas a la historia e intentes encontrar argumentos para apoyar tus teorías sobre cuál es realmente el final.

Una verdadera obra de arte no se limita a absorber al espectador cuando la está contemplando, sino que todavía está en su cabeza cuando termina de observarla. La experiencia cinematográfica se extiende más allá de la propia contemplación, fuera de la sala de cine, adentrándose en terrenos ajenos a la película. Esto es lo que debería propiciar una auténtica obra de arte.

A propósito de esto me han venido a la mente otros ejemplos de películas con finales no sólo abiertos, sino que, como "Inception", hacen posible que dos o más finales sean completamente válidos. Una de ellas es "Abre los Ojos", de Alejandro Amenábar, cuyo final se asemeja mucho al de la película de Nolan: el espectador no sabe si el protagonista estaba soñando o si era realidad.

Otro ejemplo sería el de la película de Jack Clayton "The Innocents" basada en la famosa novela de Henry James The Turn of the Screw. Después del plano final el espectador es incapaz de adivinar si la protagonista estaba loca o es que de verdad había fantasmas en la casa. Por cierto, una película muy recomendable.

Supongo que cada espectador tendrá sus gustos y habrá gente que prefiera que la historia quede concluida cuando se encienden las luces de la sala. También hay películas magníficas que en sus finales terminan cerrando la trama y las subtramas. Ahora os toca opinar a vosotros, aparte de las declaraciones de Caine, ¿preferís los finales abiertos o cerrados?

Vía: Alt1040 | Foto: Snakekiddo