Lo que “The Extraordinary Adventures of Adèle Blanc-Sec” pudo ser y no fue

Aquí en Extracine hemos seguido de cerca las noticias, carteles y tráilers que iban apareciendo sobre “The Extraordinary Adventures of Adèle Blanc-Sec” el último trabajo de Luc Besson inspirado en los cómics de Jacques Tardi. El pasado 10 de septiembre al fin pudimos verla en las salas Españolas y aunque es una película correcta en muchos sentidos, la verdad es que podría haber sido mucho más que eso.

El que firmara cintas tan interesantes como “The Fifth Element” o “The Messenger: The Story of Joan of Arc” definió “The Extraordinary Adventures of Adèle Blanc-Sec” como una mezcla entre Amélie e Indiana Jones. En mi opinión, el genero de aventuras se desdibuja tras unos minutos iniciales muy prometedores para acabar tomando la forma de un filme familiar, mucho mas cercano a “Night at the Museum” que al citado Indiana Jones.

La trama gira entorno a la aventurera Adèle Blanc-Sec (Louise Bourgoin), que emprende un viaje a Egipto dispuesta a recuperar la momia de Patmosis, un prestigioso medico de la antigua civilización egipcia, con la intención de que este pueda curar el grave estado de salud en el que se encuentra su hermana. Pero el plan de Adèle pasa por que el enigmático profesor Ménard (Philippe Nahon), que acaba de ser encarcelado por vinculársele con la extraña aparición de un ave prehistórica sobrevolando París, sea capaz de devolver la vida a la momia de Patmosis.

Con este interesante planteamiento sorprende ver como el enfoque va tornándose paulatinamente cómico y los personajes, que podrían ser tan atractivos y bien definidos como el de la propia Adèle, aparecen caricaturizados casi hasta el ridículo. Destaco que Besson consigue con maestría transmitir al espectador la sensación narrativa propia de un cómic, y es este factor el que nos permite hacerle algunas concesiones a lo intermitentemente extravagante del argumento.

En conclusión, la cinta tenía potencial para haber sido una gran película de aventuras, de las que se hacían antes y que hace ya tanto tiempo que no disfrutamos, pero las expectativas se han quedado en este caso a medias. Tras pasar con mas pena que gloria por las taquillas españolas, tendremos que esperar a ver que ocurre con las siguientes entregas de esta trilogía.

Como lo mejor de la película señalo el personaje de Adèle Blanc-Sec, del que cuesta mucho trabajo no acabar enamorado y que esta interpretado con soltura por Louise Bourgoin, quien diera el salto de mujer del tiempo en televisión a actriz de cine. Respecto a lo peor, para mi es la excesivamente larga y pesada escena de los disfraces, y lo que la cinta en general podría haber sido y no fue. tres estrellas

Foto: Cinefreaks