Odiamos el atraso en los estrenos, pero…

Dentro del mundo del cine, hay varias cosas que odiamos. Cosas que no necesariamente tienen que ver con la película en sí. Aquí no hablamos de malas actuaciones, malos guiones, malos directores o esas cosas. La técnica de una cinta la dejamos de lado en este comentario. A lo que nos queremos enfocar de lleno es al atraso en los estrenos de los filmes en los distintos países. Está bien, en algunas naciones se estrenan mucho antes que en otras, algunas tienen la suerte de ver ciertos estrenos que otros no y así. Los casos son bastante variados.Todo es una especie de juego, un juego donde, obviamente, los perjudicados somos los espectadores. Y, tal vez, las distribuidoras locales. Veamos.

Para ejemplificar más palpablemente, haré hincapié en lo que sucede en mi país, Chile, y el modo en que las películas llegan a mi cartelera local. Uno de los grandes problemas, no sólo en mi territorio, si no en la mayor parte de Latinoamérica, por lo que tengo entendido, es el atraso en los estrenos. Por estos lados ésa es la problemática más común, el caso más recurrente. ¿Por qué ocurre esto? Porque las grandes productoras de películas, los grandes estudios, son los que deciden en qué países sus películas van a estrenarse. Para ello, tienen contacto directo con las distribuidoras locales que, muchas veces, son asociación directa con el gran estudio.

La mayor parte del tiempo, los estrenos no llegan a nuestras carteleras o llegan tarde debido a un gran motivo: dinero. Los grandes estudios de cine no nos ven como un destino favorable para generar ingresos en cuanto a venta de boletos. Quizás es verdad y, de hecho, lo que hace que una cinta permanezca en cartelera por más tiempo es si le va bien o no, por lo mismo filmes como "Inception" duran meses en cartelera en contraste con películas menos conocidas, que terminan siendo sacadas de todos los cines al cabo de una semana.

En Chile ocurrió algo interesante, hace poco, por fin, llegó a algunas salas del país la cinta "Kick-Ass", una película que fue bien calificada por la crítica y que, en rigor, funcionaba como un buen panorama. La trama era buena, había buenos actores y podía sostenerse sola. ¿Cuál es el problema? Que la cinta recién llegó a estrenarse a mediados de septiembre de 2010, cuando su estreno original, en las salas estadounidenses, fue el día 16 de abril del mismo año. Si lo pensamos bien, no es un tiempo exagerado, hay películas que llegan con años de retraso, pero el problema es que es una cinta que el público esperaba. ¿Cómo lo fue? No lo suficientemente bien, pues está siendo sacada paulatinamente de cartelera luego de sólo dos semanas del estreno.

¿Cuál es el principal problema acá? ¿Por qué la gente no fue, entonces, a las salas de cine si tanto quería ver la película? Por algo muy sencillo: Internet. No estamos cegados, ninguno de nosotros puede creer que esta cinta tenía como fecha de estreno mediados de septiembre, todos los que amamos el cine estábamos conscientes de que esta película estaba lista para ser estrenada en abril y en Estados Unidos esto se cumplió. ¿Qué pasa cuando tienes ganas de algo y no te lo dan? Buscas por otro lado, es casi natural. Entonces, los jóvenes la descargaron y todos la vieron. Demás está decir que el DVD oficial salió a la venta en agosto de 2010, por lo que, incluso, las copias piratas de la cinta estaban disponibles en mucho mejor calidad.

Ahora, ¿qué se puede hacer? Primero, estrenar las películas en su tiempo. Es una vergüenza para nosotros, personas que vivimos fuera de USA, que nos lleguen los estrenos con tanto retraso. De verdad, siento, es una falta de respeto para las personas que estamos ansiosas de que una cinta por fin vea la luz. Está bien que nuestros países, quizás, no sean lo suficientemente grandes como para que piensen en nosotros como el lugar donde hacerse millonarios, pero ¿cuál es el fin de atrasar lo estrenos? Ahora o mañana les va a ir bien o les va a ir mal. De hecho, mientras más tarde se estrene una cinta, más posibilidades hay de que alguien se la consiga por vía ilegal y prefiera verla en la comodidad de su casa y no pagando la entrada al cine, que, dicho sea de paso, no es para nada barata.

Los estrenos están fechados para ciertas épocas, eso está claro. Hay cintas que están pensadas en que su estreno sea en verano o invierno, estaciones que, generalmente, no calzan con las de nosotros, pero, por favor, eso no es un atenuante para que nos hagan esperar meses e incluso años en algunos casos. Nosotros no estamos con los ojos vendados, sabemos lo que pasa allá afuera, sabemos que una cinta la está rompiendo y queremos verla. No nos priven de eso si, al final de todo, las que pierden son las productoras, pues al no presentarnos las cintas en el tiempo que corresponde, las personas terminan buscando alternativas. Alternativas que atentan contra el negocio.

Foto: Dotpod