«The Tempest»: de imágenes y festivales

Una de las noticias que mantienen cautivos a los asiduos visitantes de los festivales es que, para la próxima edición del New York Film Festival --- a realizarse en octubre de este año ---, se estrenará la versión que la directora Julie Taymor hizo del clásico de Shakespeare "The Tempest", obra en la que realizó un cambio bastante importante en el planteo original al convertir al hechicero Prospero en Prospera, papel que encarnará la ganadora del Oscar Helen Mirren.

Junto con la aparición de esta película, también se estrenará la tan esperada "The Social Network", de David Fincher, aunque es bastante probable que a la Film Society del Lincoln Center le interese más la obra de Taymor --- quien ha dirigido trabajos como "Frida" (2002) y "Across the Universe" (2007) ---. Con este ya son dos grandes festivales que esta cinta encabeza.

Para aquellos que no tengan presente de que va esta obra de William Shakespeare, les recordamos que el argumento se centra en Prospero --- bah, aquí, mujer antes que hombre --- y su hija Miranda, quienes terminan en una isla mágica luego de ser expulsados mediante las oscuras maniobras del hermano del antiguo duque de Milán, Antonio. Exiliado, Prospero logra que Ariel y Caliban, dos habitantes de la mencionada ínsula, se pongan de su lado, y durante un largo tiempo comienza a ejercitarse como hechicero. Doce años después de haber caído en las maquinaciones de su familiar, el hechicero logra convocar una tempestad que lleva a Alonso a las costas de lo que ahora se ha convertido en su hogar.

La expectativa que genera este proyecto, iniciado en el año 2008, es bastante: se ha convertido en la principal película a proyectarse en el marco del festival además de haber causado sensación la aparición de nuevas imágenes en la red de la obra.

Si bien siempre es complicado realizar una adaptación de cualquier tipo, y más aún cuando se trata de uno de esos clásicos tan medulares de la civilización occidental --- si creen que exagero, revisen cualquier texto del crítico literario Harold Bloom para revisar si esta afirmación no ha sido llevada por momentos a límites bastante inesperados ---. Recordemos, de todas maneras, el trabajo de la misma directora en "Titus" (1999) o la labor de Kenneth Branagh en sus adaptaciones de "Hamlet" (1996) o de "Henry V" (1989). La mayor parte de estos duros trabajos, mis queridos amigos, se comienzan sólo metiéndose con/en ellos.

Vía: Cinema Blend | Foto: Demasiado Cine