“Greenberg” y la crisis exitencial de la generación X a los cuarenta

Tras su paso por el Festival de Berlín, nos llega "Greenberg", un proyecto de Jennifer Jason Leigh, dirigido por su actual pareja, Noah Baumbach, y protagonizada en un inusual registro, totalmente dramático, por Ben Stiller, tal y como ya adelantáramos.

Roger Greenberg (Ben Stiller) acaba de salir de recuperarse de una crisis nerviosa que le ha llevado a estar internado en un centro de salud mental en Nueva York. Mientras su hermano Phillip (Chris Messina) que vive en Los Ángeles, se va de vacaciones con su familia a Vietnam, Roger se instala en su casa con la excusa de construir una casita para el perro. Roger se reencuentra entonces con su ex, Beth (Jennifer Jason Leigh), que ha formado una nueva familia; con sus antiguos compañeros de banda, que no llegaron a firmar con una discográfica debido a su integridad; con su mejor amigo, Ivan (Rhys Ifans), que nunca le ha echado en cara su responsabilidad en su situación actual... También se encuentra con Florence (Greta Gerwig), asistente de la familia y que tiene encargado proporcionar a Roger lo que pueda necesitar...

Siempre he considerado a Ben Stiller como un actor cómico contemporáneo que toma el relevo de Buster Keaton, el cómico apodado de "cara de palo", cuya fuerza humorística radica en las mil y una peripecias que le acontecen, sin haberlas provocado y permaneciendo siempre inmutable a sus adversidades. Sobre esta característica ha apoyado su carrera Ben Stiller en títulos, que desde el punto de vista de su personaje, no serían cómicos sino auténticos dramas como los que le acontecen en filmes como "There's Something About Mary", "Meet the Parents" o "Night at the Museum". Quizás por ello supera con creces la prueba de este drama existencial, sin permitir que se nos escape la risa en ningún momento, trasmitiendo la complejidad psicológica de un personaje que puede caer tan bien como mal, a medio camino entre Ignatius J. Reilly o Holden Caulfield, aunque mucho menos activo. Será la edad.

Aquí todos los hombres visten como niños, y todos los niños visten como superhéroes.

Aunque en un principio el personaje principal estuviera pensado para mostrar la crisis de los treinta, la entrada de Ben Stiller en el proyecto y el hecho de que casi todos los participantes, desde su director y guionista, Noah Baumbach, hasta Jennifer Jason Leigh, junto con la que desarrollara la idea original del filme y productora de la cinta, además de casi todo el grueso del reparto giren en torno a los cuarenta y tantos, hace inevitable hablar de "Greenberg" como de un alegato generacional de aquellos que fueran tildados como la generación X en los años noventa, cuando se publicara la novela de Douglas Coupland, época en la que el propio Ben Stiller dirigiera "Reality Bites" a la que se refiriera en su momento como el reflejo de aquella generación en sus veintitantos.

Siendo "Greenberg" una historia de personajes, más que de situaciones, Noah Baumbach despoja su discurso de todo artificio centrándose en sus personajes y disponiendo la cámara al servicio del relato, una cámara ágil y suelta que casi ni se percibe. Igualmente, otros elementos buscan conseguir ese mismo tono de realismo y autenticidad, como la naturalista fotografía de Harris Savides o la banda sonora de James Murphy, a base de canciones, más que de música incidental, lo que, junto a la selección de canciones de otros autores integradas de manera diegética, confieren a la banda sonora un tono natural y espontáneo.

Toda la responsabilidad de la película recae, por consiguiente, en su magnífico reparto, comenzando por la excepcional fuerza de Greta Gerwig, quien también es capaz de mostrar a la perfección las dudas y contradicciones de Florence, la única representante de la nueva generación; y de un interesante plantel de secundarios entre los que, casualmente, se encuentran muchos hijos y hermanos de personajes famosos que, probablemente, hayan experimentado su propia crisis de identidad.

No dudo quien habrá que considere a Roger Greenberg como un cascarrabias insoportable y a "Greenberg" como una película sin interés, sin sentido, pero ¿cuantas cosas en la vida que tengan sentido?
3 estrellas
Fotos: Film Affinity Theiapolis People