A propósito de «The Ghost Writer», recursos semánticos audiovisuales: deixis

Roman Polanski recupera en "The Ghost Writer" uno de los recursos que más ha utilizado a lo largo de su filmografía, la deixis, un recurso utilizado frecuentemente por cineastas tan dispares como Víctor Erice, David Lynch o Alfred Hitchcock.

La deixis es un término procedente del griego y que significa 'mostrar', 'señalar'. En literatura, hace referencia a aquellas palabras que indican personas, acciones o lugares, estamos hablando de palabras como tú, élla, nosotros, ayer, luego, allí, etc. Podemos aplicar este término a los formatos audiovisuales cuando se produce el mismo efecto y se señalan o realzan objetos, personajes, eventos o lugares no presentes en la situación del discurso del relato. De esta manera, activando la imaginación del espectador, se amplía el espacio fílmico de la película, traspasando la pantalla y permitiendo múltiples interpretaciones.

Roman Polanski es uno de los cineastas contemporáneos que más ha utilizado la deixis a lo largo de toda su filmografía, haciendo de este recurso uno de sus sellos más representativos. En "Repulsion" lo utiliza para aludir a la infancia de Carole (Catherine Deneuve), sin ofrecer ninguna explicación, pero permitiendo que el espectador imagine sobre las causas de su patología; en "Rosemary's Baby", consigue crear un personaje completo, Donald Baumgart, el actor que queda ciego permitiendo el ascenso profesional de Guy Woodhouse (John Cassavetes), al que se alude numerosas veces en la película y que, aunque sí tiene una intervención telefónica, no llega a aparecer físicamente en ningún momento; en el claustrofóbico thriller psicológico, "Le locataire (El quimérico inquilino)", la paranoia que invade a Trelkovsky (Roman Polanski) le lleva a identificare tanto con la anterior inquilina que acaba por intentar suicidarse de la misma manera que ella, aunque nunca llegamos a verla a ella ¿o era él?; en "Death and the Maiden", Paulina Escobar (Sigourney Weaver) retiene a la fuerza al Dr. Roberto Miranda (Ben Kingsley) exigiendo una disculpa por la serie de torturas y violaciones a las que fue sometida durante la dictadura, unos sucesos que nunca se ven en la pantalla, sembrando el beneficio de la duda; por último, en "The Ghost Writer", se alude constantemente al escritor que ocupaba el puesto asignado al personaje de Ewan McGregor, quedando este último personaje hasta sin nombre alguno y teniendo que aludir a él como 'the ghost'.

El mago del suspense, Alfred Hitchcock, aprovechara como nadie este recurso, tal como puede apreciarse, precisamente, en "Rebecca", en la que ---al igual que sucede en "The Ghost Writer"--- nunca llegamos a saber el nombre de la segunda señora de Winter (Joan Fontaine), quedando ésta completamente subyugada por la imponente presencia de Rebecca y consiguiendo crear un personaje con entidad propia a través de todos y cada uno de los testimonios que de ella se proporcionan en la película; esta misma recreación la realiza el espectador con respecto a los sucesos que se juzgan en "The Paradine Case" con respecto a la actuación de Mrs. Maddalena Anna Paradine (Alida Valli) y los diferentes testimonios que se escuchan en el juicio; en "Vertigo" realiza una de las más espectaculares creaciones deícticas al hacernos creer, igual que a 'Scottie' (James Stewart), que Judy Barton (Kim Novak) era la Sra. Ester, cuando en realidad, la esposa del amigo de 'Scottie' nunca llega a aparecer en pantalla, más que para caer del campanario; lo mismo sucede con Mr. Kaplan en "North by Northwest" o con la madre de Norman Bates (Antony Perkins) en "Psycho", nunca llegan a verse en pantalla, aunque desde luego están perfectamente vivos en nuestra imaginación.

David Lynch utiliza magistralmente la deixis en la serie que hiciera para televisión, "Twin Peaks", en la que se alude constantemente a Laura Palmer (Sheryl Lee) quien es hallada muerta, envuelta en plástico, y permitiendo todo tipo de conjeturas con respecto a su personalidad. En "Lost Highway", uno de los acontecimientos a los que se alude por parte de varios personajes, es a lo que sucediera una fatídica noche a partir de la que todo cambiara, una noche que el protagonista no recuerda y que no será revelada ni al espectador, minando el fértil campo de la especulación.

Los lugares también pueden tener un objetivo deíctico, así, Víctor Erice, en una de sus pequeñas obras maestras, "El sur", evoca constante y repetidamente un lugar mítico que se muestra sólo en fotografías y que permitirá la entrada psicológica del calor en un filme tan frío. Siempre se ha dicho que la segunda película del director vasco quedara inconclusa, pues sí estaba previsto mostrar la llegada de sus protagonistas al mítico Sur, hecho que si se hubiera producido, en lugar de constituir deixis, se denominaría deíxis catafórica, o más sencillamente catáfora, en la que el objeto evocado, aludido, aparece dentro del discurso, aunque al final, pero este es otro recurso, con otro tipo de propiedades expresivas que queda pendiente para un futuro próximo.

Fotos: IMP Awards