M. Night Shyamalan: Religión y Política

Continuamos con nuestro especial semanal sobre M. Night Shyamalan. Si la semana pasada analizamos sus comienzos en el cine mainstream con sus dos películas más famosas (y más fáciles de cara a un espectador medio), hoy nos adentramos en el lado más comprometido del realizador. Porque tras "The Sixt Sense" y "Unbreakable", Shyamalan se encontraba en la cabeza de los directores a seguir de Hollywood, y fue entonces cuando empezó a realizar un cine mucho más personal, que hablara de las cosas que le importaban. Y fue entonces cuando gran parte del público y la crítica empezó a darle (injustamente) la espalda.

Porque si ya en sus dos primeras películas Shyamalan había dado avisos de que no hacía el típico cine Hollywoodiense de acción y palomitas, con "Signs" y sobre todo con "The Village", Shyamalan fue capaz de algo de lo que muy poca gente puede presumir: defraudar a un gran sector de su audiencia a la vez que maravillaba a otro gran sector. Fue en ésta época cuando el público se dividió en torno a Shyamalan. Como ya vimos en los comentarios de la semana pasada, es un director que difícilmente te deja indiferente: o te atrapa en sus historias, te llega su estilo, te interesan sus mensajes y te maravillan sus giros narrativos, o simplemente te sientes defraudado por tanta paja que envuelve una mala trampa. Hay pocos espectadores que se situen en un término medio. Las películas de Shyamalan o las amas o las odias.

Con éstas dos películas, Shyamalan empieza a tratar temas realmente importantes para él como son la religión y la política. Lástima que, como siempre, la publicidad se encargara de vendernos mal sus películas, y nos aseguraron que "Signs" era una película sobre marcianos, cuando es una película sobre la fe, y que "The Village" era una película de miedo, cuando en realidad se trataba de una fábula política sobre el miedo, que es algo muy distinto. Como siempre, recomiendo no leer los análisis de las películas a los que no las hayan visto. Principalmente en lo que respecta a "The Village". Ni siquiera si has visto sólo un trozo. Empezamos.

"Sings"

La semana pasada dije que a mi parecer, "Signs" es la peor película de Shyamalan. Hoy me explico. Es la peor para mí, no porque el guión sea malo, o la realización sea torpe. Quizá debí decir que es "la menos buena" o "la que menos me ha gustado", simplemente porque desde un punto de vista totalmente personal y subjetivo, es la película de Shyamalan con la que menos comulgo ideológicamente, por lo que es en la que menos me han atrapado la historia y los personajes. Puede que sepa muy bien mantener el suspense, y que tenga escenas antológicas como la de la fiesta de cumpleaños o la del alien atrapado en la despensa, pero a pesar de todos sus aciertos, tiene varios fallos que no le perdono.

El primero es Mel Gibson, que nunca me ha gustado como actor. Mucho menos en éste papel. El segundo fallo está en la esencia de la película. "Signs" es una historia sobre la fe, sobre la religión, sobre las señales divinas, que divide a las personas entre creyentes y no creyentes. Si bien es un acierto hablar de éstos temas utilizando como MacGuffin una invasión alienígena, pues resulta curioso comparar la creencia en la existencia de un Dios con la creencia en la existencia de vida más allá de la tierra, su mensaje, su épica y su poética gira siempre en torno a la fe en las señales de un ser superior. Por eso es una película que supongo que llegará a los creyentes de cualquier religión, pero a los que no tenemos esos sentimientos se nos queda como un tema algo flojo para que toda la acción, incluido el peor final de la filmografía de su autor (¿acaso invadirías un planeta en el que 3/4 partes de su territorio puede matarte, y en el que para colmo, llueve ácido?) gire en torno a él.

No obstante, la película tiene muchos aciertos. Las contínuas referencias al cine de serie B y a la cultura popular; el uso de la famosa leyenda urbana del cuerpo atrapado por la camioneta no es casual, las leyendas urbanas forman parte de nuestra cultura de las creencias, apelan a la fe en la persona que las cuenta (¿no es acaso eso la religión?). Incluso el retrato de algunos personajes beneficia a la película. Me encanta que el hijo se convierta en el "experto en ovnis" de la familia gracias a un libro, retratando una vez más la eterna batalla entre ciencia y religión. Cada una de las secuencia en la que Rory Culkin sienta cátedra sobre la invasión extraterrestre es sublime. Igualmente interesantes son las contínuas referencias a los "extranjeros" como posibles causantes de todos los desperfectos, creando un microcosmos dentro del pueblo, de "nosotros" contra "ellos", que se viene abajo al descubrir que todo toma escalas planetarias, no locales.

Se nota que "Signs" es una película escrita desde el corazón y desde lo más profundo de la fe de su autor. Es por ello que desde mi punto de vista cuenta con el beneplácito que tienen todas las películas sinceras. Igualmente, como película de invasión alienígena, entretiene y sabe encontrar un tono alejado del acostumbrado en el género, que es de agradecer. Lástima de un final centrado en una temática religiosa que personalmente no me atrapa, y de algunos momentos humorísticos que creo que rompen con el tono de la película. Aún así, sigue siendo todo un ejemplo del buen hacer de un director que con éste título y sobre todo con el siguiente empezaría a dejar claro cual es su estilo: basarse en los arquetipos temáticos de géneros conocidos y usarlos para hablar de lo que temáticamente le interesa como autor.

"The Village"

Llegamos a una de mis películas favoritas de la filmografía de Shyamalan. No porque considere que es mejor que las demás, sino por las opiniones encontradas que genera. "The Village" o te parece una maravilla o te parece una tomadura de pelo. A mí me encanta.

Y me encanta porque creo que junto con "Bolwing for Columbine" es una de la películas que mejor trata el uso del miedo como arma política. Y me encanta porque, pese a que su final para muchos es totalmente tramposo, desde la primera escena vemos que Shyamalan está poniendo las cartas sobre la mesa en todo momento (aunque se guarde ese pequeño as). Es una constante en la filmografía de Shyamalan que en la primera secuencia plantee la temática o el impulso del film. Aquí, la pérdida de un ser querido, tema que al final descubrimos es lo que ha movido a esos personajes a hacer lo que hacen. Es más, en ésta misma secuencia, el personaje de William Hurt se pregunta si han hecho bien al "venir aquí", frase que cobra otro sentido totalmente distinto cuando se conoce el final.

"The Village" está llena de estos dobles sentidos, y solo tras un primer visionado es cuando uno es consciente de lo que están viviendo esos personajes, atrapados entre un acto altruista (a la vez que egoista) y una horripilante mentira. La mentira y el miedo como arma política en manos de unos pocos que conocen toda la información y la usan para manipular al resto, ese es el mennsaje del film. Y tengamos en cuenta que la película se estrenó justo un año después de la invasión de Iraq por EE.UU., cuando todo el mundo acusaba precisamente de manipulación al gobierno americano.

"The Village" es, más allá de una muestra de la importancia y el uso del miedo, una muestra del viejo dicho de que "el hombre es un lobo para el hombre". Porque ese grupo de personas que huyendo de todo lo malo de nuestra sociedad, creyendo que el ser humano es bueno por naturaleza y que es la sociedad la que lo corrompe, olvidan que ellos mismos forman parte de la sociedad. Y así, crean una utopía en la que siguen existiendo los crímenes, en la que las personas con discapacidad no pueden recibir la ayuda que necesitan y en la que los enfermos mueren por males facilmente curables. Huyendo de un horror, ellos mismos han creado otro.

La película cuenta además con una fotografía excelente y con un reparto de lujo en el que todos los actores están bien. El final puede que a algunos les descoloque y se sientan engañados por lo que han estado viendo durante hora y media. A ellos les recomiendo que vuelvan a verla. Cada frase del guión, cada mirada entre los mayores, cada plano a esas cajas negras que esconden secretos de un pasado, cobran un nuevo sentido que dotan a la película de otra magnitud.

Pero también tiene sus fallos. El principal, desde mi punto de vista, es el personaje de Noah, al que da vida Adrien Brody. Shyamalan utiliza de forma burda su discapacidad, convirtiéndolo en el "malo" de la película tras habernos convencido de que era el personaje de "alma más pura". Se intuye en ciertos momentos que se podría usar a Noah como muestra de las necesidades que ciertas personas tienen y que sólo una gran sociedad es capaz de cubrir. Pero en este caso Shyamalan se pierde por el camino, utilizando el personaje a su antojo para hacer avanzar la trama. Es su punto más negro. Éste, y una escena que yo personalmente habría quitado del montaje, pues poco aporta y es totalmente tramposa. Se trata de aquella en la que, tras el segundo ataque a la aldea, Hurt y Weaver hablan entre ellos, estando los dos solos, y dicen que no han podido ser los coyotes, pues hay marcas altas que ellos no podrían haber hecho. Es una secuencia totalmente inverosimil tras conocer el final, destinada a engañar al espectador, e impropia de una película en la que cada frase está pensada al milímetro para que cobren aún más sentido al final.

Como dije al principio, no es una película de monstruos, ni de terror, sino una película sobre lo monstruosos que podemos llegar a ser los seres humanos, y lo importante que es el miedo a la hora de guiar nuestras vidas. Lo mejor de la película, sin duda, es que a su fin te hace reflexionar y replantearte muchas cosas.

Aquí concluye esta segunda entrega. Estoy seguro que en los comentarios tendremos a muchísimos lectores que no estén de acuerdo conmigo, y que crean que "Signs" es una obra maestra, o que "The Village" es una gran tomadura de pelo. Todos ellos, y los que piensen lo contrario, lógicamente serán bienvenidos. Lo importante del cine, y del arte, es que pueda crear debate entre opiniones enfrentadas. Si esta semana reconozco que las películas que he tratado tienen muchos detractores, la semana que viene será aún peor. "Lady in the Water" y "The Happening" son para muchos lo peor de Shyamalan. Yo intentaré haceros ver qué vi en éstas películas para que me gustaran.