Harrison Ford corre peligro de desaparecer en el Triángulo de las Bermudas

Parece ser que lo que Harrison Ford había declarado hace un tiempo sobre la posibilidad de una quinta entrega de las aventuras de Indiana Jones se va confirmando según publica Stuff.

El Triángulo de las Bermudas parece ser el próximo destino del personaje según el guión que están escribiendo conjuntamente George Lucas y Steven Spielberg. A tenor de la pifia en el intento, artísticamente fallido, de George Lucas para sacar mayor rentabilidad de su saga galáctica y la senectud galopante de la que hace gala Steven Spielberg desde que hiciera "Hook", el emotivo empeño que estos tres mosqueteros invierten en encontrar un final adecuado al personaje de Indiana Jones, no me inspira ninguna confianza.

Sobre todo después de ver "Indiana Jones and the Kingdom of the Crystal Skull", una película que parecía dirigida por y para la tercera edad. Que no habría nada de malo en ello, si no fuera porque querían hacernos pensar que eran treintañeros. Cuanto empeño que pone Steven Spielberg en destrozar nuestros recuerdos de infancia, no lo digo sólo por Indiana Jones, sino por esas fastidiosas reediciones retocadas y destrozadas de filmes inmortales como "Close Encounters of the Thid Kind" o "E.T.: The Extra-Terrestrial". No les estrañe acabar encontrando una versión de "Jaws" en la que no muera nadie y el tiburón acabe haciéndose vegetariano. ¡Ah! bueno, eso al final lo arregló con "Jurassic Park".

Tampoco me anima saber que seguirá en el reparto Shia La Beauf, que siendo el más joven del reparto, era el más antiguo de todos (que le cambien el peinado, por favor). El asunto es que el que interpretara al vástago del héroe se expresa de la siguiente manera en la misma publicación:

Será un blockbuster hecho a la antigua usanza, con efectos antiguos en detrimento del CGI del último film.

Primero: la palabra blockbuster y cine antiguo no pegan, no casan, se repelen, porque antes no se hacían blockbusters, puede que cine comercial pero siempre en función de una historia, el blockbuster vino con los años noventa y la industria del merchandising, que aunque se iniciara en los ochenta ---precisamente con Lucas y Spielberg---, ha sido en la última década del siglo XX cuando se incluyera en las campañas de promoción de este tipo de cine. No se debe confundir una película de éxito con un blockbuster. No es lo mismo, no, por favor.

Segundo: el CGI no es lo último en efectos especiales. Que la primera película que usara oficialmente esta técnica fuera "Tron", no quiere decir que no se usara antes, aunque de una manera artesanal. Y si no que le eche un vistazo a "The Birds" o "Gone With the Wind" y me diga cuales son imágenes reales y cuales trucajes hechos a mano con mucho cariño, amor y profesionalidad. Y esto por no mencionar "Mary Poppins" o "Bedknobs and Broomsticks": diferente medio, pero mismo fin.

Tercero: el hecho de hacer o no hacer una película en función de los efectos especiales es deprimente, denota una ausencia total de respeto por el séptimo arte. ¿Acaso es un cuadro mejor o peor si está pintado en acrílico o a pastel? ¿Es una foto mejor sólo por el hecho de no usar Photoshop? Mármol versus metal. Resulta lamentable encontrar este tipo de profesional que debe creer que el público es un mono al que se debe entretener.

Vía: | Fotos: Sigue al conejo blanco Married... with Blogren