Una mirada furiosa de Ken Loach sobre Iraq

Ken Loach, director de Route Irish

Hace unos días, antes del inicio del festivales de Cannes, habíamos anticipado que la película "Route Irish" de Ken Loach había sido aceptada para participar por la Palma de Oro, a pesar de haberse presentado mucho tiempo después de la fecha límite. Según declara el propio director, cuando comenzaron a filmar tenían planificado terminar pasado el festival, pero se adelantaron y los productores franceses le insistieron para presentar el film.

"Route Irish" es como se denomina al peligroso camino que une la ciudad de Baghdad con su aeropuerto. La película cuenta la historia de dos grandes amigos, los soldados Fergus y Frankie, quienes ---tentados por los 15.000 dólares al mes--- se transforman en contratistas de seguridad privada. Luego de la muerte de Frankie en Irak, Fergus se convence cada vez más de que no fue un simple "en el momento equivocado, en el lugar equivocado" y se encamina a descubrir la verdad. Más que nada la película nos muestra un poco el tenebroso mundo de las empresas contratistas de seguridad trabajando en Irak y la controvertida Orden 17, que las coloca por encima de la ley iraquí.

Loach dijo que él junto a su colaborador Paul Laverty desde hace un tiempo están buscando la formar de encarar a Irak: "Irak, para usar viejos clichés, era el elefante sentado en nuestra sala de espera por un largo tiempo. El hecho real, la guerra en Irak, fue tan alarmante que se necesitó mucho tiempo para verlo en perspectiva. La ira era una fuerza de motivación, la ira en nombre de las personas que no están en condiciones de expresarla."

En la película hay varias escenas perturbadoras, por ejemplo una secuencia de "Submarino" ---un tipo de tortura--- filmada en Liverpool. Alarmará a las audiencias, pero Loach dijo:

Mi único miedo es que no la hiciéramos lo suficientemente dura. Es algo que está sancionado por el gobierno de los Estados Unidos y tácitamente avalado por el gobierno del Reino Unido. Un prisionero, aparentemente, fue sometido a esta tortura unas 200 veces. Esto es lo que nosotros y nuestros aliados hacemos. La única respuesta humana es la ira y el descontento y a veces debes mostrarla. No puedes ser muy refinado con eso.

La película es una dura crítica a la situación que se generó en Irak. A cómo se privatizó la guerra y la seguridad, bajo la mirada de todos los gobiernos involucrados. El estreno del film en Cannes fue hace muy pocos días, en una sala pequeña, ya que no estaba prevista su participación. Por ahora está en carrera por la Palma de Oro aunque sus contendientes son igualmente importantes. Es una película que espero llame a la profunda reflexión de los que finalmente toman las decisiones: cada uno de nosotros cada vez que emitimos un voto.

Quizás en algún tiempo esté disponible en el canal de YouTube de Ken Loach.

Vía: The Guardian | Foto: 20minutos