El cine y el mito de la caverna

Mucho antes de la cámara oscura de Aristóteles, otro filósofo griego, Platón, desarrolla una teoría referida a la situación del ser humano frente al conocimiento a través de la existencia de los dos mundos: el mundo sensible ---a través de los sentidos--- y el mundo intangible ---haciendo uso de la razón. Es el llamado Mito de la caverna que plasma al principio del VII libro de La República y que dice así:

(…) Imagina un antro subterráneo, que tenga en toda su longitud una abertura que dé libre paso a la luz, y en esta caverna hombres encadenados desde la infancia, de suerte que no puedan mudar de lugar ni volver la cabeza a causa de las cadenas que les sujetan las piernas y el cuello, pudiendo solamente ver los objetos que tienen enfrente. Detrás de ellos, a cierta distancia y a cierta altura, supóngase un fuego cuyo resplandor les alumbra, y un camino escarpado entre este fuego y los cautivos. Supón a lo largo de este camino un muro, semejante a los tabiques que los charlatanes ponen entre ellos y los espectadores, para ocultarles la combinación y los resortes secretos de las maravillas que hacen (…).

Múltiples y variadas interpretaciones puede tener la alegoría de Platón, pero lo que no cuesta imaginar es un lugar en el que todos sentados miramos en la misma dirección y, detrás nuestro, una abertura da libre paso a un haz de luz que proyecta en el fondo de la caverna unas imágenes y sombras en las que nos vemos y reconocemos. No ya detrás de nosotros, sino lejos muy lejos, se encuentran la combinación y los resortes secretos que han confeccionado las maravillas que vemos.

Deliberada o casualmente, lo cierto es que la alegoría de Platón puede verse representada detrás de "The Matrix", una historia en la que los seres humanos viven en cautiverio encadenados en una especie de vaina en la que se les suministra alimento, mientras en una "pantalla interior" presencian sus vidas sin conocer la razón. "The Truman Show" es otra manera de interpretar el mito de Platón a través del medio televisivo y el encierro obligado al que someten a Truman que sí se pregunta si habrá algo más allá del mundo a su alcance.

Pero es en "The Purple Rose of Cairo", donde el mito se materializa más claramente. En la película de Woody Allen, Cecilia (Mia Farrow), es incapaz de afrontar su patética vida de camarera, con un marido que le maltrata y le humilla, por lo que se encuentra más cómoda "encadenada" a esa butaca, viendo en esas sombras e imágenes, vidas y mundos que nunca podrá alcanzar. Hasta que un día una sombra, Tom Baxter (Jeff Daniels), decide salir de la pantalla y conocer a Cecilia. Juntos empiezan el viaje del conocimiento, él sobre el mundo de ella ---el real--- y ésta en el mundo imaginario de él. Más adelante, Gil Shepherd, el actor que interpreta a Tom Baxter, debe acudir a intentar convencer a su personaje que vuelva al lugar que le corresponde. Cecilia debe tomar una decisión ¿debe quedarse con Tom, un personaje romántico e idealizado o quedarse con Gill, hecho de la misma pasta que ella? ¿debe seguir a su instinto y quedarse con su sueño o hacer caso a la razón que apela al mundo real?

Cecilia se equivoca y escoge la realidad, que le da la espalda y le abandona sin contemplaciones, teniendo Cecilia que volver a la oscuridad de la caverna, tras haber conocido, eso sí, el amor verdadero.

Foto: Verde Matrix Sensa Cine