Sirenas bañadas en leche en el cartel promocional de «Habitación en Roma»

Ouka Leele, fotógrafo emblemático de la denominada movida madrileña, ha sido la encargada de realizar el cartel publicitario de "Room in Rome", la última historia de amor de Julio Medem.

¿Quien no se ha plantado en la puerta de un cine y a escogido la película que iba a ver por lo que le sugería el cartel? Puede ser cierto que no suele suceder cuando uno va en solitario, con su pareja o con su mejor amigo, que se establece de antemano el programa adecuado, pero cuando ir al cine se convierte en un acto social y se hace en grupo, uno tiende a dejar de lado sus gustos personales y dejarse llevar por la preferencia colectiva. Es en estos casos, al no ser todo el grupo aficionado cinéfilo uno se percata de lo importantes que son los elementos de marketing. Uno puede acordarse de aquel tráiler que vio en Internet, el que promocionaron en el noticiario del día anterior o, incluso, en el que precedió a la película de la sesión anterior, pero si al llegar al cine el cartel no transmite aquello que esperas de la película, probablemente busques otro más sugerente. A no ser que seas un espectador cultivado y te entretengas indentificando en el cartel los nombres del director, el actor o la actriz que inclinen la balanza por un filme o por otro.

No es que los anteriores carteles de la filmografía de Medem no estuviesen cuidados, al contrario, todos ellos son, además, muy coherentes con la estética y el aspecto visual de la película que anuncian. Pero, quizás siguiendo el rastro de otro cineasta español, de sobra curtido en las lides del reclamo y la promoción como es Pedro Almodóvar, y dado que "Habitación en Roma" incluye un homenaje explícito a un filme de temática homosexual del manchego, "La ley del deseo", el cineasta vasco haya estado más preocupado de lo habitual en la promoción de su retorno tras la vilipendiada "Caótica Ana". Si Pedro contara para el cartel de su historia de amor ---en la que también había un personaje que se autodeterminaba como heterosexual siendo después el más gay de todos--- con uno de los más renombrados artistas de la movida madrileña, el dibujante Ceesepe, Julio cuenta para su historia de amor femenino con otra mujer, Ouka Leele. ¿Buscaba otro miembro de la movida madrileña o otro artista con "e" doble en su nombre para rizar el rizo?

En cualquier caso, Ouka Leele, ha buscado transmitir ese halo mágico y místico con el que Julio Medem imprime sus filmes, para ello, y cual Cleopatras contemporáneas, ha sumergido a sus protagonistas, Elena Anaya y Natasha Yarovenko, en un baño de leche coloreada en un estanque rebosante de flores exuberantes. El resultado se puede contemplar en cualquiera de los 3000 carteles que pueblan marquesinas y escaparates de cines y ciudades españolas. Bien merece la pena gastarse entre esos 2000 ó 15000 euros entre los que oscila la elaboración de un cartel de estas características, pues como bien dice Elena Anaya:

"Es lo primero que llega al público, y debe ser sugerente. El cartel tiene que invitarle a ver la película, y de algún modo seducirle"

Igual temeroso de alejar de taquilla al público heterosexual ---el heterosexual masculino, claramente---, los creativos de Kitchen, responsables de la promoción de "Habitación en Roma", hayan decidido efectuar una campaña, que aunque absolutamente preciosa, también resulta sospechosamente morbosa.

Vía: RTVE, MSN Entretenimiento | Foto: Pixelicia, Flickr, La opinión de Málaga, El séptimo arte