McQuarrie y Singer: vuelve el equipo


Ya se había anunciado en esta página ---revisen esta entrada, sino--- que Bryan Singer, famoso director que comenzó su carrera con el hit de "The Ususal Suspects" (1995) y que la descolló con sus adaptaciones de los "X-Men" (2000), está ahora en la preparación de un film que adaptará el clásico cuento de "Jack and the Magic Beans" con el nombre de "Jack the Giant Killer". Bueno, las noticias indican que Christopher McQuarrie, colaborador con Singer en los guiones y ganador del Oscar por su trabajo en "The Usual Suspects", volverá a relacionarse profesionalmente con Bryan para la producción de "Jack the Giant Killer" reescribiendo los drafts de anteriores guionistas que se encontraban circulando en la nebulosa de lo probable.

¿Los responsables de los anteriores drafts? Teníamos en la lista a Mark Bomback --- “Live Free or Die Hard” (2007) --- y Darren Lemke --- “Gemini Man”---: la entrada de McQuarrie llama la atención debido no sólo a su ya reconocido talento por parte de la industria, sino también a la solvencia y la calidad que alcanza al momento de colaborar con Singer, lo cual nos haría sospechar la posibilidad de una imposición por parte del director.

Claro que McQuarrie ha hecho su carrera aparte: entre los proyectos que se cuentan en su haber el estar relacionado con Guillermo del Toro para la realización del guión del film "Champions" (2010).

Ahora bien: hay ciertos equipos crativos que han prosperado en la industria de manera más o menos visible. Siempre que pienso en la relación entre un guionista y un director pienso en Paul Schrader y Martin Scorsese, los cuales colaboraron juntos para la realización del imprescindible film "Taxi Driver" (1976), de más está decirlo, un híper clásico, un punto nodal en la producción cinematográfica norteamericana, bah, internacional.

Claro que las situaciones en la industria si no cambian, al menos sí "perfeccionan" ciertos incipientes procedimientos de producción. Pensemos que el draft fue producido no por uno, sino por dos diferentes guionistas que no necesariamente trabajaron en conjunto, y que además fueron sumanod su perspectiva a medida que el draft avanzaba. ¿Era esta la misma condición de producción a la que se enfrentaron Schaffer y Scorsese en su momento? ¿Tendremos que creer la posibilidad de que un guión sea trabajado por un solo guionista, como lo muestra el maravilloso film de Spike Jonze, "Adaptation" (2002), en donde el personaje de Nicholas Cage --- Charlie Kaufmann, sí --- se enfrentaba al hecho de realizar una adaptación de una novela para la ulterior realización de una película? ¿Será como lo muestra ese infierno florido mental de "Barton Fink" (1991), de Ethan y Joel Cohen, en donde un guionista se ve forzado por la industria a mantenerse en un limbo personal?

Es tonto, pero detalles como estos siempre despiertan de mi parte una meditación con respecto al lugar del escritor --- por mucha verguenza que me de imponer títulos --- dentro de la producción cinematográfica actual.

Vía: Heat Vision│Foto: MSNBC