Algunas tendencias invaden el mundo del cine

Algunas imágenes suelen tener el poder de concentrar multitud de razonamientos y ordenarlos. Y no son pocas las veces que a partir de una de ellas podemos desmadejar un texto que nos da vuelta en la cabeza sin fijarse en lugar alguno. Hoy, al pasar por el Cine Atlas General Paz —un cine tradicional en una avenida muy concurrida de Buenos Aires— me encontré con una imagen que me llamó la atención — y que describo al no llevar cámara ni smartphone encima—: Sobre la entrada del cine, donde se suelen ubicar gigantes posters de películas en cartelera o grandes blockbusters por venir, me encontré con un cartel publicitario de la serie “V”, la remake de la exitosa serie televisiva de los 80, producida por Warner.

Desmadejemos la imagen: el cine ya no publicita sobre sí en ese espacio tradicional para el autobombo: pareciera como si la gente que tiene el espacio publicitario se percatara de un cambio profundo en el consumo de bienes culturales —motivado por el fenomeno de las series y la televisación de los monitores—. Pero, al mismo tiempo, el fenómeno de las remakes y la nostalgia de los 80 llega al mundo de las series como una nueva patada de un marketing que produce profecías autocumplidas: vendiendo la vuelta a los 80, ya nadie se pregunta si realmente quiere que vuelva esta década de Jon Bon Jovis y Karate kids.

Entonces, analicemos las tendencias presentes en la imagen —y dejémonos guiar por las trazas de la madeja—: el cine pierde con las series —al finalizar “Lost” podremos tener una idea un poco más acabada de su alcance, aunque para una cabal precisión de su impacto en la cultura faltarán algunos años para sedimentar el presente en relato— y los ochenta buscan su lugar allí donde haya algo que responda al nombre de público.

La primera tendencia —la victoria “de momento” de las series sobre el cine— desnuda varios aspectos: si bien las diferencias genéricas — longitud, lógica del episodio, etc.— le permiten a los guionistas otra cintura a la hora de escribir, no creo que muchos de nosotros discrepemos en el hecho de que, hoy por hoy, hay mejores guiones en el mundo de la televisión (series) que en el cine. ¿Y cuál es la respuesta del cine mainstream para recuperar a su público? El cine gimmick y, más específicamente, el 3D.

Para la segunda tendencia —la vuelta de los 80— creo que ya expresé mi punto: si bien hay un piso fértil para el movimiento marketinero, la nostalgia por un mundo de hace 30 años no es más que una profecía autocumplida —las remakes son la respuesta del cine a un movimiento mucho más amplio de la cultura, marketing incluído.

Ya hemos desarmado aquella imagen del Cine Atlas General Paz y sus carteles publicitarios en un texto que me ha dejado con algunas cosas en el tintero. Preguntas, qué más si no. ¿Qué se viene en el corto y mediano plazo en el mundo del cine? ¿Algo más que cine gimmick? ¿Será ésta toda su respuesta frente al fenómeno de las series y la televisación del monitor? ¿Qué podemos esperar? ¿Alguna idea?

Foto: BlogRCaF