«Up in the air»: todos vivimos haciendo conexiones

Up in the air, Jason Reitman, 2009

Mi compañero Sergio ya nos había dado su crítica de "Up in the air". Sin embargo, este fin de semana me la pensaba comprar en región 1 porque a mí me pareció una película muy inteligente y les quiero explicar por qué.

Ryan Bingham (George Clooney) es un experto en reducciones empresariales --- tanto de personal como de dinero --- cuya preciada vida en la carretera se ve amenazada en el momento en que está a punto de ganar diez millones de millas en vuelos frecuentes, y justo después de haber conocido a la mujer de sus sueños, otra viajera habitual.

Esta es una de esas películas que no se debe de tomar por el título de la misma, la traducción en español no le hace justicia. "Up in the air" es todo menos una película romántica, es una película de descubrimiento, de evolución. George Clooney da una de las mejores interpretaciones que ha dado en su vida y se le aplaude en todo sentido que luzca como un verdadero actor, muy bien plantado haciendo un persona que cruza por el umbral de la soledad. Las actrices secundarias están fantásticas, Anna Kendrick destaca por su brillantes y carisma; la elegancia y belleza vienen por parte de Vera Farmiga.

La dirección es brillante y ágil. Jason Reitman a encontrado una voz propia, todas sus películas tienen ese sello irónico de mostrar temas tan ácidos y manejarlos con una precisión entre irónica y bien manejada. Ahora toca temas como el desempleo, la soledad que vivimos rodeados de gente y a la vez enteramente huecos, así como también manejar un conflicto interesante entre el compromiso como complemento de vida.

El persona principal tiene su propia filosofía: la vida es una maleta y todo aquello que posees va llenándola. Los objetos y, sobre todo, las personas (que son la carga más pesada que existe) la cargan impidiendo nuestro movimiento. Para él es preferible tener una maleta vacía que permita nuestra total libertad.

Como es lógico, a lo largo del film el personaje irá sufriendo experiencias que hagan tambalear sus creencias. Pero al contrario de lo que puede parecer, Ryan es una persona realmente compleja: es un hombre solitario, pero también demuestra ser muy sociable; es un tipo egoísta, pero a su vez muestra grandes dosis de sensibilidad. Parece rechazar todo tipo de conexiones humanas, pero es capaz de abrirse a los demás en varias ocasiones. Un personaje complejo, interesante y cabalmente escrito que, al igual que cualquier otro mortal, está lleno de contradicciones, fobias, defectos y virtudes.

En resumen, "Up in the Air" es una buena película basada en un personaje carismático, bien escrito y bien interpretado, pero que no acaba de brillar todo lo esperado quizás por su conclusión algo retórica y por su frío anticilmático final. No obstante es una obra muy por encima de la media como ya lo fue "Thank You for Smoking" (2005) , la ópera prima de este prometedor director.

Foto: No solo geeks