«Shutter Island»: Diseccionando la locura

Martin Scorsese juguetea con los géneros como un niño travieso y convierte la novela de Dennis Lehane (Mystic River, Gone Baby Gone) en un material explosivo e inquietante a partes iguales, dándole al espectador una serie de pistas para que vaya resolviendo, en paralelo a los protagonistas, el enigma que se oculta tras Shutter Island.

Lo que me agrada de ”Shutter Island” es el juego que invita al espectador a ser partícipe de la investigación. Esto hace que la cinta te haga discernir que es lo que realmente está pasando, juzgar ambas partes. ¿Qué es verdad y qué es mentira? ¿Cómo separamos lo real de lo imaginario? ¿Hasta que línea lo surreal trastoca el consciente?

Perfectamente ambientada, con unas soberbias interpretaciones, mención especial a Ben Kingsley y Mark Ruffalo, este último dando mucho de sí en tan poco espacio, hacen de toda ella un verdadero suspense de los clásicos. Aquellos en que poco tienen que hacer las balas, las desmedidas escenas viscerales o los sobre usados efectos especiales. Mención aparte Emily Mortimer y Michelle Williams que destacan en sus escenas brillantemente.

Buena banda sonora que le da un toque de siniestralidad al lugar y a todo lo que acontece al protagonista pero que no tiene ni mucho menos esa gran importancia que podría existir en otras películas donde la música es un factor vital e importante.

Sin embargo, el mayor defecto que le encuentro es que, aún sin haber leído la sinopsis y sin haber visto ningún tráiler de la película, la historia es más o menos previsible desde los primeros veinte minutos. Pero no es problema del desarrollo de la trama ni mucho menos, sino más bien de que a estas alturas estamos todos bastante acostumbrados a los thrillers psicológicos que abusan de los continuos giros argumentales para confundir al espectador. Estamos tan habituados a este tipo de intriga que cuando se nos presenta un trabajo así es complicado sorprenderse.

“Shutter Island” no me parece perfecta por tener un excelente inicio, una tediosa parte central y un buen final, por lo que muchas personas quizá vean esta cinta como algo convencional, simple a pesar de lo aparentemente complicado de su trama y que será fácilmente olvidable una vez aparecen sus créditos finales.

Artísticamente la película cumple muy bien sin embargo en la parte técnica noto que uno de los errores de algunas secuencias parten de una mala selección de escenas, la edición me quedó a deber algunos detalles. Esta es una cinta para ponerle atención y hacerle una lectura crítica en diversos frentes; primero es la pugna entre la razón y la cordura, la fina crítica a los sistemas de salud y por otro lado el drama que pesa a los veteranos de guerra.

”Shutter Island” es en definitiva una película que entretiene pero no sorprende, que reconforta pero no estimula, una producción notable desde los parámetros comerciales pero que aleja a su director, quizá ya de manera definitiva, de cualquier postulado autoral.

Foto: Aullidos