“Red Hill”: la apuesta australiana a un western que se las trae

Sony Pictures Worldwide Acquisitions Group ha obtenido los derechos para la distribución norteamericana del western australiano presentado en la reciente edición del Festival de Berlín: no hablamos de otra película que de “Red Hill”, dirigida por Patrick Hughes, en donde se presenta la historia de Shane Cooper, un joven policía que llega asignado al típico pueblucho de Western con el simpático y prometedor nombre que da título al trabajo. El muchacho no está solo, viaja al lugar acompañado por su mujer, la cual se encuentra en la dulce, dulce espera: todo lo que suceda a partir de estos datos ocurre en el primer día de trabajo del ya citado Cooper, interpretado por Ryan Kwanten, entre cuyas complicaciones se encuentra una fuga en la prisión local que pone al pueblo en jaque --- sobre todo si consideramos que el desquiciado asesino Jimmy Conway se encuentra reclamando venganza---.

Conway ---- un caracterizado para la ocasión Tom E. Lewis--- "fuerza" a Cooper a asumir la dura tarea de ejercer la justicia por mano propia --- concepto de Justica al cual nos tienen acostumbrados los gobernantes norteamericanos --- para evitar el desmadre en Red Hill: tenemos aquí el clásico enfrentamiento de Western --- o Neo-Western --- entre el bueno y el malo, que ya de por sí es bastante feo.

Las escenas del tráiler que colocamos a continuación son más que prometedoras: los recorriendo las calles del pueblo, el rostro desfigurado de Tom E. Lewis, el color de la sangre… Si bien es un comentario apresurado, la fotografía del film parece ser uno de los principales puntos a favor, y ni que decir la idea de una historia en donde un solo día puede traer cambios radicales en la vida
de una persona.

Mirando este tráiler, no puedo dejar de pensar en que, luego del anunciado fin del Western con esa película crepuscular que fue “Unforgiven” (1992) de Clint Eastwood, varias han sido las películas que toman fragmentos de ese gran género y le dan un nuevo sentido. Consideremos toda la filmografía de los Ethan y Joel Cohen, sobre todo, en sus trabajos más cercanos a estos planteos, como “Fargo” (1996) o “No Country for Old Men” (2007): ¿No hay en las imágenes de este film fuertes puntos de comparación entre estos trabajos? Dejemos la pregunta pendiente y leeamos vuestros comentarios…

Vía: Variety ׀ Foto: Imp Awards