[Oscars 2010] La elección de Meryl Streep: ser una de las mejores

Que yo recuerde, no hubo una escena tan desgarradora, que la mayormente recordada en la cinta "Sophie's Choice", cuando Sophie, frente a un soldado alemán, tuvo que tomar una espinosa decisión sin pensarlo dos veces. Frente a los ojos espectantes, creció la tristeza y el juicio no se hizo esperar entre quienes la vieron en pantalla el día de su estreno, un 8 de diciembre de 1982.

¿Qué hubieras hecho de haber sido Sophie? Un grito seco, ahogado, desvalido, aunque de intensa agonía, salió de su boca que sangraba dolor, al tener que elegir entre uno de sus dos hijos a capricho del verdugo: debía entregar a uno de ellos, lanzándolo a un futuro cruel a manos de los nazis. No había opción.

Pero Meryl Streep, como Joanna, también tuvo que escoger entre la realización personal y su niño de apellido Kramer, cuando ésta se vio en un gris matrimonio junto a Ted, sin razón para continuar en él, en "Kramer vs. Kramer" de 1979. ¿Su elección? Abandonar el nido para después, arrepentida, intentar obtener la custodia del pequeño bajo estrategias legales. Sin embargo, ganó el amor paternal.

Éstas fueron dos de las 16 nominaciones que la actriz nacida en New Jersey el 22 de junio de 1949 ha obtenido, en las que sí logró la estatuilla dorada, como Mejor Actriz y Mejor Actriz de Reparto, respectivamente. En la noche de los Oscars de 1980, Streep fue la ganadora gracias a "Kramer vs. Kramer", frente a Barbara Barrie por "Breaking Away", Jane Alexander, también por "Kramer vs. Kramer"; Mariel Hemingway por "Manhattan" –donde ella también actuó, junto a Woody Allen– y Candice Bergen por "Starting Over".

Y por "Shopie's Choice", el Oscar fue para ella, compitiendo con Debra Winger por "An Officer and a Gentleman", Jessica Lange por "Frances", Sissy Spacek por "Missing" y Julie Andrews por "Victor Victoria". Una elección difícil para los miembros de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas. Pero ambas actuaciones no debían pasar inadvertidas.

Su primera postulación –como Mejor Actriz de Reparto– fue en 1979 por "The Deer Hunter", con Robert De Niro, dos años después de su primera actuación cinematográfica en "Julia". Esa noche, la pelea fue frente a Jill Clayburgh ("An Unmarried Woman"), Ingrid Bergman ("Höstsonaten"), Geraldine Page ("Interiors") y Ellen Burstyn ("Same Time, Next Year"). Otra joven, llamada Jane Fonda, se llevaría la presea por "Coming Home".

Con poco más de 32 años de carrera (iniciando en la serie de época "Secret Service" en TV), Meryl Streep ha trabajado también en teatro y es considerada la actriz viva más prolífica de la historia del cine. Este año, luchará por el Oscar, nuevamente, como Mejor Actriz por "Julie & Julia" la noche del próximo 7 de marzo. Que después de tantas nominaciones un tercer Oscar le llegue a la actriz que, por elección propia, ha hecho tan bien su trabajo.

Foto: Cine Premier