«Love happens»: una buena premisa desaprovechada

love_happens

Probablemente, tiene delito que haya pagado una entrada por ver "Love happens". Sobre todo después de haber leído de sobra que la crítica americana se ha cebado con ella y que el público también le está dando la espalda. Pero Jennifer Aniston tiene ese extraño efecto en mí, que me atrae irracionalmente casi todo lo que hace, por absurdo que resulte a simple vista. No sé si debería haber confesado esto...

"Love happens", en su origen, no pintaba mal: la historia de un hombre que ayuda a la gente a superar el dolor de una pérdida mientras que él mismo es incapaz de superar la muerte de su mujer. Y además Aaron Eckhart me parece un actor grande y carismático, y todo transcurre en Seattle, ciudad que también me llama mucho la atención desde que la descubrí en "Sleepless in Seattle (Algo para recordar)". Pero no. Cuando es que no, es que no. La película luce más o menos cuidada visualmente (aunque su director, Brandon Camp, parezca querer ofrecernos en muchos momentos un viaje turístico por la ciudad), pero desaprovecha por completo su premisa y el carisma de su pareja protagonista. Y nos cuenta una historia que podría haber sido enfocada de una forma mucho menos facilona y previsible, sin caer en el ridículo en el que cae para buscar de modo grotesco la emoción del espectador. Pobre Martin Sheen, que tiene un rol importante en una infame secuencia en la recta final.

Tampoco entiendo qué encuentra Jennifer Aniston en estos proyectos, más allá de que le paguen bien y le permitan salir perfectamente maquillada y peinada, porque su personaje en "Love happens" no tiene ningún interés, ningún conflicto, ningún desarrollo. No supone ningún tipo de desafío. Aniston demostró en "The good girl" que es una actriz capacitada para romper con su imagen habitual y ofrecernos un personaje compuesto desde el talento, pero no sé si es que ahora sólo le ofrecen comedias románticas o dramas superficiales como éste. Lo siguiente que veremos de ella no promete nada bueno: "The bounty hunter", una comedia romántica y de acción con Gerard Butler. Pues vale.

Foto: "Love happens"