Gamer, mala hasta reventar

michaelchall gamer

El final de año siempre es una época ideal para revisar en DVD aquellas películas que te interesaban y quedaron pendientes a lo largo del año. Y tenía pendiente Gamer por varios motivos: Primero porque soy un fanático de los videojuegos y la trama me parecía interesante. Segundo porque había visto el trailer y me parecía que visualmente no estaba nada mal. Y tercero porque por fin podría ver en una película a mi idolatrado Michael C. Hall.
Y es lo que suele pasar cuando llegas con ganas a una película que no las merece. Que acabas más decepcionado que cuando tuviste que tirar tu video Beta....
Gamer ya empieza nada más que regular, con una secuencia de acción que pretende ser brutal pero que no llega más que a mareante (igual que todas las del film). Pero es que continúa aún peor. Con una trama que hace que te acuerdes de lo buenísima que era Perseguido (y eso ya tiene mérito, pues no era ninguna maravilla), de la que parece un remake llevado a la era de Internet.

Si hay algo que no es previsible en esta película es el ridículo número musical de "I've got you under my skin" (sí, hay un número musical y todo...) porque el resto te lo supones desde el segundo dos.
La trama es tan tan tan insulsa, que uno se pregunta qué vieron Gerard Butler y Michael C. Hall en el guión para firmar el proyecto.

Para quien no lo sepa, Gamer va sobre un "videojuego" en el que los jugadores manejan a personas reales, en este caso condenados a muerte, que si sobreviven a 30 partidas consiguen la libertad. Osea que si aparte de asesino eres un buen asesino te dejamos libre para que sigas matando... La estrella de este juego es "Kable", interpretado por Gerard Butler,que lleva ya 28 partidas sobreviviendo y, cómo no, tiene una hija y una mujer en el exterior que se encuentran en peligro. (¿Cuántas veces se ha utilizado el recurso hija-mujer-en-peligro en el cine de acción?)

El resto de la trama ya la sabéis aunque no la hayáis visto: Un malo muy malo, unos buenos muy buenos, un personaje pretendidamente cómico pero tierno, y un supuesto giro final tan patético que te hace pensar por qué has perdido hora y media de tu vida viendo esta cosa, con lo interesante que está la tele del corazón últimamente...
A nivel de realización creo que a Neveldine y Taylor (que hagan falta dos tíos para dirigir esta cosa...) se les ha ido la cabeza pero bien: Las escenas de acción son un lío en el que no te enteras de quién está disparando a quién, y en el que la adrenalina brilla por su ausencia. Pero es que el resto de la película destila un horterismo de los peores 80 que causan vergüenza ajena. La secuencia de la discoteca o todo lo que rodea "Society" son claros ejemplos de cómo no hay que hacer cine futurista.

Menos mal que siempre nos queda un inmenso Michael C. Hall que incluso aquí está excelente, dejando a Butler a la altura del betún, y componiendo un villano tan excéntrico como alejado del papel al que nos tiene acostumbrado, Dexter Morgan, el protagonista de, para mí, la mejor serie de la televisión actual. Deseando estoy de ver sus próximos proyectos porque ésta no se salva de la quema. Gracias a Dios que no fui al cine a verla...

Foto: Flickr