«Celda 211»: magistralidad en la cárcel

celda211

Hace años, Daniel Monzón se dedicaba a la crítica cinematográfica. Supongo que se hartó de criticar a otros y terminó colocándose él mismo en la palestra. Desde entonces, no lo ha hecho nada mal, así que poco se le ha podido reprochar. Sus tres primeras películas, "El corazón del guerrero", "El robo más grande jamás contado" y "La caja Kovak", han sido trabajos bien dirigidos, preocupados por ofrecer al público entretenimiento y narraciones sólidas. Con su ultimísima obra, "Celda 211", Monzón ha dado un salto mayor, porque no sólo se trata de un entretenimiento de primera, sino que también es gran cine con mayúsculas, condenado a convertirse en clásico instantáneo del cine patrio.

Todo funciona, incluso los giros más increíbles, en esta historia sobre un inocente funcionario enfrentado al día más infernal de su vida al verse atrapado en medio de un motín carcelario liderado por un peligroso preso, Malamadre. Hay en "Celda 211" un trabajo actoral de órdago (cada actor merece un premio, desde Luis Tosar, con su abrumadora creación de Malamadre, hasta el joven debutante Alberto Ammann, que supera con nota el duelo con Tosar, pasando por el estremecedor Antonio Resines, la sufrida Marta Etura, el inquietante Carlos Bardem, el repulsivo Luis Zahera... ), pero también una precisa dirección, un montaje prodigioso y un guión vibrante (obra de Monzón y Jorge Guerricaechevarría a partir de la novela de Fernando Pérez Gandull) que exprime lo que cuenta hasta sus últimas consecuencias. Recuerdo que, durante el visionado, pensé en más de una ocasión: "No se atreverán a hacer eso"... ¡Pues se atreven!

La conclusión es que da gusto ver una película como ésta: valiente, apasionada, capaz de vencer cualquier prejuicio y con un sentido del espectáculo que no necesita decenas de millones de euros de presupuesto ni Alejandrías que valgan. Es el momento de empezar a considerar a Daniel Monzón como uno de los grandes de nuestro cine. "Celda 211" llega a las salas españolas este viernes 6 de noviembre. Tomad nota: es de obligada visión.

Foto: Paramount Pictures