Ben Kingsley protagonizará «Taj», una película sobre la construcción del Taj Mahal

taj-mahal

Según fuentes fiables, el actor Ben Kingsley protagonizará "Taj", un filme sobre Shah Jahan, el hombre que ordenó la construcción del imponente Taj Mahal. De esta forma, Kingsley vuelve a la India, el país de sus antepasados, por el que siente auténtica pasión. No obstante, el único Oscar que tiene en su haber lo consiguió gracias a "Gandhi", película dirigida por Richard Attenborough en 1982, donde el intérprete británico se metió en la piel del famoso -y pacifista- lider
indio.

Mann's Egyptian Theatre

Shah Jahan fue un emperador musulmán que gobernó el imperio mogol de la India desde 1628 hasta 1658, en la que es considerada la época dorada de la región. Al momento de su muerte, se dice que su imperio abarcaba setecientos cincuenta millones de acres, nueva décimas partes del tamaño actual del país. Sin embargo, Jahan será recordado para siempre gracias al Taj Mahal, un complejo de edificios que mandó construir en 1631, en la ciudad de Agra, para honrar la memoria de Mumtaz Mahal, su esposa favorita, quien murió durante el parto de su decimocuarta hija. Se estima que unos veinte mil obreros participaron durante veintitrés años en las labores de construcción de una de las siete maravillas del mundo moderno, en cuyos cimientos descansa una intensa historia de amor y pasión.

El novelista y dramaturgo británico David Ashton ha escrito el guión del filme, que cuenta con un presupuesto de treinta millones de dólares. Ahora, el estudio busca director. El plan es comenzar a rodar durante el otoño de 2010, con vistas a estrenar la película en 2011. Quizá gracias a este título, la esperadísima "Shutter Island" de Martin Scorsese y su rol de villano en "Prince of Persia: Las arenas del tiempo", la carrera de Kingsley vuelva a despegar. Tras ganar el Oscar, el actor estuvo nominado en tres ocasiones más ("Bugsy", "Sexy Beast" y "Casa de arena y niebla"), pero, exceptuando alguna que otra cinta digna, su filmografía ha destacado últimamente por su irregularidad, e incluso por contener auténticos bodrios, como "Thunderbirds", "El sonido del trueno", "Bloodrayne" (del famoso Uwe Boll) o "El gurú del buen rollo".

Vía: WorstPreviews