La mejor escena de «La dolce vita»

Esta escena que os traigo es una de las más clásicas del cine. La magia de la Fontana di Trevi tiene mucho que ver con lo visto en esta película. En su momento (ahora la juventud tienen otros ídolos a los que admirar), ellas querían ser como Anita Ekberg, zambullirse en la fuente más grande de Roma y que Marcello Mastroianni fuese a buscarlas. Sueños que promovía un cine en blanco y negro. Un cine en el que Federico Fellini era un nombre para escribir con mayúsculas (aún sigue siéndolo).

Casi cinco décadas después de su estreno, las nuevas generaciones desconocen quienes son este trío de otrora estrellas, pero la magia sigue estando ahí. "La dolce vita" sigue siendo un gran película y Mastroianni, un gran conquistador. Es lo que tiene el cine, que hace que los actores se mantengan jóvenes a través del tiempo.