Películas para pasar el rato: «RocknRolla»

rocknrolla

Siguiendo la estela marcada por "Lock & Stock" y "Snatch", "RocknRolla" es una de esas películas que tanto le gusta hacer a Guy Ritchie y ver a los seguidores del director británico. Una obra coral en la que alguien pierde algo y todos los personajes se pasan la película buscando lo que sea que se haya perdido, ya sea dinero, unos diamantes o un cuadro. Lo importante no es lo que se pierde, sino la cadena de desastres que desencadena el hecho en sí. En "RocknRolla" es un cuadro, pero lo interesante de la película son la cantidad de personajes peculiares y grotescos (algunos) que pueblan la pantalla.

Un mafioso ruso llamado Uri Omovich (Karel Roden), propietario de un equipo de fútbol y que recuerda hasta en el físico a Roman Abramovich. Un mafioso de la vieja escuela (Tom Wilkinson), que lucha por adaptarse a los nuevos tiempos donde el negocio inmobiliario ha sustituido al de la droga. Un delincuente de poca monta, un pardillo con aspiraciones que se hace llamar One Two (Gerard Butler) y que se encuentra en medio de la lucha callejera y de altos vuelos en un Londres contemporáneo. Y perdido entre ellos, nunca mejor dicho, el hijastro del mafioso de la vieja escuela, un cantante pasado de rosca, un 'rocknrolla' que al final es quien tiene la sartén por el mango.

La trama es tan interesante como podía serlo la de "Snatch", pero lo mejor son los personajes y las interpretaciones de éstos. Los diálogos rayan el esperpento en la mayoría de las ocasiones y, a ser posible, es una película que siempre será mejor ver en versión original. Ya está en DVD, así que no hay excusas.

Foto: Warner Bros.