Bride Wars: otra película de novias locas

bridewars

Guerra de novias es la nueva película que dirige Gary Winick y que ha costado unos 30 millones de dólares en su producción teniendo a las dos más populares actrices del momento en la pantalla grande, al mismo momento y en la misma historia. Kate Hudson y Anne Hathaway encararon un papel bastante común: novias locas y obsesionadas por el casamiento, y la verdad es que eso de usar una boda como razón de comedia comienza a cansar.

Me disponía a mirar esta nueva película de comedia acerca de dos novias probablemente locas y me dije: "para qué lo vas a hacer si te va a dar bronca haber perdido una hora de tu vida" y finalmente como me ganó la curiosidad terminé mirándola. Sí, soy mortal, sepan disculpar.

Es verdad que el público se renueva y las historias clásicas vuelven pero tranquilamente podrían incorporar un poco de originalidad y distorsión a los ya tan conocidos argumentos de siempre. ¿No podrían hacer menos obvia la historia? Es que no me gusta saber a mitad de la película lo que ya va a suceder al final.

Y lo sé, es como un masoquismo ver estas películas donde uno sabe que casi le están tomando el pelo y a la vez se siente feliz por mirar una historia tan perfecta donde todo encaja como un rompecabezas. Vaya contradicción, es casi como pensar en "ser o no ser".

Ahí va el argumento: dos grandes amigas que se criaron juntas siempre han soñado con el día de sus bodas y han planificado toda su vida en torno a ello. Una es una ejecutiva exitosa, y la otra es la típica chica que cede en todo. Ambas planean casarse en el lugar de sus sueños en fechas similares pero por una confusión una de las dos deberá programar la boda en otro salón. La guerra consiste en ello, en ver quién cede y hasta dónde llega la lucha por arruinarse las bodas. ¿Lo ven? ¿Llegan a imaginarse el final?

Foto: Film school rejects