Hellboy 2: Finísima ficción

Guillermo del Toro está de regreso, y no viene sólo. Trae a sus espaldas las excelentes actuaciones de un sólido casting liderado por Ron Perlman, trae la fotografía impresionante de Guillermo Navarro (hay que estar pendientes de este otro mexicano, pues su técnica va despuntando), trae la solidez de un guión construido con pasión, una narrativa que sólo puede tener el mejor cuenta-cuentos de la actualidad, trae de regreso también a mi músico favorito Danny Elfman , quien no tiene de otra más que reinventarse y nos presenta un soundtrack que rompe con sus claves burtonianas y rediseña el estilo musical tan pulido que le conocemos.

En pocas palabras, el ejército dorado no son los robots de la película, es toda la gente que trabajó en esta producción, si bien el personaje no se adaptará a todos los gustos y no gozará de una taquilla como la de The Dark Knight o no será tan popular como el IronMan de Downey Jr. La verdad es que esta es hasta ahora la cinta 'live action' mejor lograda del verano (a reserva de lo que pase cuando la secuela de Batman Begins al fin se estrene).

Hellboy II: The Golden Army es un ejercicio ya más de trámite que una revolución, es decir: desde El Laberinto del Fauno Del Toro está pulidísimo, y Hellboy no es material original si no ya un complejo trabajo creado por Mike Mignola, así que conociendo los personajes y trabajando codo a codo con el padre de estos, el trabajo de Guillermo es solamente imprimir en fotogramas ese mundo de fantasía. Pero a diferencia de lo que vimos en 300 o Sin City, por ejemplo, Del Toro no busca hacer la copia fiel, si no más bien llevar ese mundo de fantasía a sus propios sueños y pesadillas. Todas las criaturas tienen su sello personal, y nos lleva de la mano a un mundo de elfos y ogros que habitan en la tierra con nosotros, algo así como Hellboy meets Harry Potter (sería un buen 'crossover').

La película cuenta con las excelentes actuaciones del casting original menos uno, el agente John Myers, interpretado por Rupert Evans, a quien supuestamente Rojo manda a la Antártida. Selma Blair está más segura en los zapatos de Liz Sherman y los príncipes elfos interpretados por Anna Walton y Luke Goss son memorables.

Lo que hace de esta secuela algo muy especial son dos elementos: (SPOILER) la creciente amenaza de ver a Hellboy convertido en el ejecutor del Apocalipsis Terrenal (fin de SPOILER), y que esta historia es como un cuento de hadas relatado dentro de una compleja obra de ficción, el cuento dentro del cuento. de hecho la secuencia inicial con el relato de la leyenda debería servir como cinta en sí mismo, una unidad completa y un cortometraje animado de 10.