7ª jornada en Cannes

Clint Eastwood demuestra que es un maestro

Ha presentado en Cannes su última película, titulada Changeling (que podría traducirse por intercambio, o transformación), y le han ovacionado. Y no creo que lo hayan hecho por que es el gran Clint, sino porque al parecer la película es impresionante. Protagonizada por una esquelética Angelina Jolie, narra las desventuras de una mujer a la que devuelven su hijo secuestrado...¡y resulta que no es el suyo!. Así empieza un drama terrible con el que Eastwood despliega la maestría de sus grandes películas.

Es decir, que es claro candidato a la Palma de Oro, galardón que nunca ha obtenido, aunque otros, como los pesados de los hermanos Dardenne, están compitiendo contra él, y dicen que podrían ser los primeros en tener tres Palmas. En cuatro palabras, los festivales son injustos. Clint le dio la Palma de Oro (a ver quién se atrevía en 1994) a un casi desconocido Quentin Tarantino, y si no llega a ser él presidente del jurado verdes las hubieran segado.

La película, quizá algunos no lo sepan, está escrita por uno de los mejores guionistas actuales de cómic, J. Michael Straczynski.

Ha gustado mucho también (sí, estamos en una buena edición de Cannes) la nueva película de un director que cada vez pisa más fuerte, el neoyorquino James Gray. Su filme, Two lovers, es un drama sobrio y emocionante, protagonizado por Gwyneth Paltrow y Joaquin Phoenix.

Fuera de concurso, pero quizá no menos importante para muchos futboleros, es el documental en torno a Diego Armando Maradona, que se llama Maradona by Kusturica, dirigido por uno de los mejores directores a este lado del charco en activo.

Fuentes - Carlos Pumares, El país, Fotogramas, El Mundo, Sitio Oficial