Mistery men en Lost Highway

Imagináos un pedo fenomenal en una fiesta pija-guay-cool (yo he asistido a demasiadas), y resulta que un tiparraco abyecto y repulsivo se te acerca y te cuenta una de indios (no neguéis con la cabeza, a alguno le habrá pasado algo por el estilo). Lo malo es que, en esta ocasión, el tipo en cuestión te dice que está en tu casa con él presente delante tuyo...y hablas con él por teléfono: