The Fountain: río suena…agua no lleva

Ya he visto The Fountain, de la estrella (no me digáis que no, a juzgar por la expectación que levantan sus films) Darren Aronofsky.

La primera palabra que me viene a la mente es...decepción. Bueno, no exactamente, porque en parte ya me lo esperaba, y he acudido al cine más cruzando los dedos para que no se confirme lo que opino de este director: un tío con talento, sí; con cine en las venas, seguro que sí; pero un alelao, un creído, un petulante y un plasta.

475015655_109d9c8c5f_m.jpg

La película no puede empezar peor. Tenemos tres líneas temporales, una en 1500 (España, la época de la Inquisición, Jackman es un conquistador), otra en 2000 (Jackman es un médico que intenta encontrar una cura contra el cáncer para salvar a su esposa) y otra en 2500 (Jackman se ha convertido en un monje budista calvo y volador que viaja por el universo para encontrar la fuente de la vida...). Pues bien, comenzamos en 1.500, con una parte (sólo al final conocemos toda la historia) de esa línea temporal que no sabemos muy bien qué está contando y que no tiene sentido ninguno.

Después pasamos a una concatenación desafortunada de los tres tiempos (totalmente arbitraria, liosa cuando intenta ser sorprendente, y aburrida cuando quiere fascinar), y, cuando el desastre total parece inminente...¡ocurre un milagro! (sólo así puede llamarse): durante 15 o 20 minutos, en el segundo tercio, con la pareja viendo que su vida se acaba por el cáncer de ella y la lucha del científico es estéril...parece que estamos en una buena película y todo, al menos comparada con la confusión a la que asistíamos. Pero en el último tercio todo se va al garete de nuevo, cuando Aronofsky se olvida de sus personajes, de la historia y del viaje que nos ofrecía, y se sumerge de nuevo en la confusión más absoluta y en el tedio y hasta en el absurdo...

475015653_877c8a4e44_m.jpg

(SPOILERS) Resulta que todo lo del 1500 es una historia que el personaje de Rachel Weisz escribía en 2000. Yo pensaba que lo del 2500 era una historia que luego él escribía cuando ella no puede continuar la historia, y creo que algo se insinúa de eso aunque no se confirme jamás. Pero vamos, da igual. No hay historia ni hay nada, y el espejismo que tiene lugar en el segundo tercio se desvanece como el aire. Aronofsky no ha comprendido su propia idea, por muy ridículo que suene. (fin de SPOILERS)¡Tanta historia, tanto rollo, para no contar nada! Con lo fácil que era, se podía haber contado todo de mil maneras distintas a esta, y todas mejores. Estaban ahí, en una historia con posibilidades, si Aronofsky se hubiera preocupado menos por encuadres portentosos y luces asombrosas (fotográficamente sí es un genio este tío, no en vano, un espectador en el cine, hace un rato, salía alucinado hablando entusiasmado de ello) y más por su relato.

Lo mejor: ¿Qué va a ser? Pues el Jackman. Si la película no es un desastre absoluto es por él. Es asombroso (dejadme que lo repita, asombroso) lo bien que está. Encarna a un conquistador español, a un científico y a un monje (ahí es nada) con una verdad, una belleza y una intensidad literalmente indescriptibles. Una pasada de tío, ya va siendo hora de que la gente reconozca a una de las pocas estrellas hollywoodienses que es un actorazo como la copa de un pino...

the_fountain_hugh.jpg

Resumiendo, no basta con buenas ideas, imágenes preciosas y unas ínfulas de filósofo para armar una película. Hacer arte es mucho más complejo y, al mismo tiempo, más sencillo que todo el circo que monta el Aronofsky este. Su mujer, Weisz (que tanto me gusta a menudo), está por estar, sin poder decir nada destacable. Y la película se hace larga mientras que, al mismo tiempo, te faltan multitud de cosas por contar.

475015647_9df27bb2f5_m.jpg

Es sabido que el proyecto era mucho más grande y ambicioso, con una gran major (no recuerdo cuál, creo que la WB), y con Brad Pitt de protagonista. Pero el actor finalmente se desentendió del proyecto y se fue a hacer Troya, para frustración de Aronosfky, que decidió seguir adelante por su cuenta cuando la major canceló el proyecto. Y sí, suena a proyecto rehecho, con menos dinero, como si le faltaran partes más lujosas o más grandes. En fin, no es excusa. Si había que empezar de cero, haberlo hecho, en lugar de tachar secuencias o ideas que completaban el relato.

Una pena, la verdad.