Lecturas recomendadas: Mi último suspiro

Uno de esos libros de cine más divertidos que existen. Pero divertido de verdad: no sólo es ameno y desternillante, sino que es notable la cantidad de cosas que te cuenta, y con qué gracia te las cuenta. Escrito en colaboración con el guionista Jean-Claude Carriere, las memorias del genial Luis Buñuel deberían formar parte de la cabecera de todo cinéfilo.

Alucinas con la cantidad de anécdotas que vivió en su larga vida. Y es asombroso con cuánto buen gusto y fina ironía se tomó la existencia este hombre.

portada

Hoy es uno de los directores más prestigiosos que alguna vez han sido, pero antes de ser Luis Buñuel, Buñuel ya era Buñuel. Y eso es lo que importa. Y no todo son rosas, pues como sabemos hasta la madurez de su vida no adquirió cierta fama y cierto estatus. Hasta entonces se sucedieron los malos tiempos (muy malos, penosos) y las situaciones surrealistas. Impagable su estancia en los estudios de Hollywood (donde fue contratado como director de doblaje y conoció a Chaplin y Edgar Neville, entre otros).

Os lo recomiendo fervientemente.