Cine en el desierto

El pueblo saharaui es uno de esos que parece predestinado a que le den por todos lados desde tiempos inmemoriales. Y lo que le queda.

En la mitad del siglo XX, mi país, España, ya se comportó indecentemente (por decir algo) con ellos, cuando en 1970 masacró a unos manifestantes en pro de la independencia. Claro que gobernaba Franco por entonces...Cuando por fin consiguieron librarse de nosotros, llegó Hassan II y siguió dándoles por saco.

Finalmente unos 200.000 se asentaron en campamentos de refugiados. Según Naciones Unidas, en la actualidad son unos 375.000, muchos de los cuales viven en condiciones poco menos que calamitosas, sin agua, sin oportunidades y sin derechos.

Para dar fe de ello, para que no se olviden (aún más) de su situación, y para dotar de actividades culturales, de ocio y educación de las que tanto carecen, se fundó, hace ya 4 años, el Festival de cine del Sáhara, a donde acudirán profesionales de mi país y se proyectarán películas españolas (parece que nuestra relación con ellos ha cambiado...o será que no tenemos dictadores que masacren a civiles inocentes), entre las que se elegirá la que más guste a un jurado popular y se le entregará una rosa del desierto y un gran camello blanco. Empiezan hoy, y están en el campamento de Tinduf (Argelia) toda la semana.

455570624_ea6cd7a796_m.jpg