Se viene otro joint de Spike Lee: Inside Man 2

Inside Man

Spike Lee hizo lo que quiso con Hollywood en su primer blockbuster para la industria, Inside Man. Tras una aparente historia de asalto a un banco, que vemos a cada rato en muchas películas, Spike escondió lo mejor de su arsenal crítico contra el status quo estadounidense, siempre de la mano de un reparto que le sigue sin chistar.

Así que ahora que leo que está preparando el guion de una probable secuela, no se me da por criticarlo, como sucede en otros casos, donde lo que más prevalece es el afán monetario que el cinematográfico. Con Spike Lee no hay pierde. Es casi imposible que se 'venda' al sistema. Como Hitchcock (si me perdonan la comparación), él sabrá utilizar la maquinaria de las majors para volvernos a dar una entretenida y a la vez inteligente cinta de género.