Desmintiendo un dicho popular

Si eres español y te gusta el cine seguro que alguna vez has oído eso de "en España tenemos los mejores dobladores" "en España doblamos las películas muy bien"...pues vale...si te lo dicen, pues te lo crees. Solo que, una duda me asalta:
Si en España están los mejores dobladores ¿donde coño se meten? porque, seamos sinceros, las películas cada vez están peor dobladas y, no, no me refiero a la traducción de las frases sino a al doblaje puro y duro.

He visto en algunos blogs de cine como critican la traducción de muchas películas (eso es un mundo a parte) y como alaban a los dobladores o los disculpan con frases del tipo "yo respeto mucho a los dobladores, el doblaje es un trabajo muy duro", de acuerdo, yo también respeto a los dobladores, seguro que es muy duro doblar una película pero no hay que glorificarlos, también es muy difícil levantar una casa y no alabamos a los albañiles y arquitectos, es duro barrer la calle y no idolatramos a los barrenderos, e incluso es duro llevar para delante una casa y las amas de casa no tienen sueldo.
Además, no se porque nadie habla mal de los dobladores en los ámbitos cinéfilos. Podemos masacrar a los actores, podemos fusilar al director, pero, a los actores de doblaje...¡Ah! A esos no los toques, ¡Que el doblaje es muy duro!

El doblaje en España, y hablemos en plata, es, como en todos sitios del mundo, UNA MIERDA. Es cierto que aveces puede ser aceptable, e incluso bueno, pero normalmente es patético y no transmite nada.

En España tenemos los mejores dobladores del mundo, pero deben de estar de copas porque las últimas pelis que he visto estaban dobladas por aficionados.

(ACLARACIÓN: Sí, por aficionados también me refiero a los actores que se meten a doblar sin tener ni idea y a las "apariciones especiales" como la de cierto periodista y cierto piloto de formula 1 en cierta película de coches)