El festival de Cannes suele definir las derivas del cine contemporáneo, premiando en su palmarés aquellas obras que se lanzan a abrir nuevos cauces narrativos. Pero, como suele ocurrir, el director está siempre por delante del crítico, porque como afirma Maria Zambrano, cuando un pensador va, el artista ya está regresando. Así, durante la historia del festival de Cannes, el realizador en ocasiones se ha ubicado en la vanguardia, más allá de la criba que fija el jurado, y por ello, sus propuestas, por arriesgadas o experimentales, han causado polémicas en la proyección o en los días posteriores. O, quizá, es el propio director quien provoca con sus declaraciones en la rueda de prensa, y con esto no señalo a "nadie". Con motivo del arranque de la 66ª edición del festival, quería realizar un repaso de las películas polémicas del festival de Cannes que han salpicado su alfombra roja y sus pantallas a lo largo de su historia; polémicas que confirman que el cine sigue causando efectos en la sociedad:

festival de Cannes

L´avventura (La aventura, 1960), de Michelangelo Antonioni

Michelangelo Antonioni presentó en el festival de Cannes de 1960 L´Avventura (La Aventura), la primera parte de su tetralogía de la incomunicación. Y este hecho implica, a la vez, presentar una nueva forma de entender la narrativa, que se aproxima constantemente a la experimentación. Porque en L´avventura integró muchas de las ideas sobre su concepción del cine: se trata de una película fundada en el conflicto de puntos de vista, donde cada plano pertenece a una visión, ya sea del realizador o de los personajes; a la vez, es un film sobre la mirada, donde la imagen pretende hacernos partícipes de las impresiones primeras que el mundo causa en sus personajes; también un film sobre una búsqueda que no llega a dar resultado y se esconde por os pliegues del celuloide, del mismo modo que la realidad se camufla a la mirada, por lo que la propia trama se hunde en su desarrollo para convertirse en otra cosa; y recurre también a la prolongación del tiempo narrativo para aproximarlo a un tiempo real, con un vaciamiento de acontecimientos significativos o, mejor dicho, haciendo significativo lo más nimio.

l´avventura. Películas polémicas del festival de Cannes

Esto es sólo un breve resumen de algunas de sus propuestas, y claro, la sala estalló en abucheos mientras veían el film, y muchos lanzaban carcajadas en los momentos más dramáticos; de hecho, el propio Michelangelo Antonioni, presente en la sala, decidió abandonar la proyección desesperado, y Monica Vitti terminó llorando por la frustración ante el arduo trabajo realizado. Sin embargo, algunos aplaudieron al finalizar la proyección, y al día siguiente, 37 intelectuales, con figuras como el director Roberto Rossellini o el crítico André Bazin, le enviaron una carta donde declaraban la admiración hacia la propuesta estética de esta película. Y, en el palmarés, L´avventura finalmente se alzó con el Premio del Jurado; cincuenta años después, en la edición de 2009, el cartel del festival se inspiró en un fotograma de la película. Os dejo con la carta de apoyo al realizador y con una entrevista a Monica Vitti comentando la recepción del film en Cannes:

Conscientes de la importancia excepcional del film de Michelangelo Antonioni, L'Avventura, y asombrados por las muestras de hostilidad que ha causado, los críticos y miembros del jurado que firman están ansiosos por expresar su admiración hacia el realizador de esta película.

Viridiana (1961), Luis Buñuel

Viridiana es la única Palma de Oro obtenida por un film español. Eso sí, español sólo a medias: Luis Buñuel, el director, llevaba años exiliado en México y se le había permitido realizar esta película en suelo español tras el éxito internacional de su cine; y la actriz protagonista es Silvia Pinal, estrella del cine mexicano. Pero, consciente de que su historia no pasaría la censura, llevó los negativos a Paris de forma clandestina para realizar la post-producción de sonido, argumentando que allí había mejores estudios de sonido, de modo que la censura del franquismo sólo dio el visto bueno al guión, pero no al resultado final. De Paris, el negativo viajó la noche anterior a su proyección en el festival, y Luis Buñuel ni siquiera se desplazó a la costa azul porque estaba enfermo en Paris. Se proyectó el penúltimo día del certamen, cuando ya estaba casi cerrado el palmarés, pero causó tal revuelo su visionado que el jurado decidió otorgarle la Palma de Oro, ya que en comparación con Viridiana, el resto de películas quedaban en mayor olvido.

Viridiana. Películas polémicas del festival de Cannes

Aquí, la polémica no surgió en el seno del festival, pues aquí es de precisar la capacidad del Jurado de estar en la vanguardia y apoyar las propuestas más arriesgadas. Pero alrededor pronto estalló el escándalo: Juan Antonio Bardem y Domingo Dominguín, ambos miembros de la productora Uninci que financió la película, le ofrecieron al entonces Director de cine, Muñoz Fontán, que subiese al escenario a recoger la Palma; tras su regreso a España, fue destituido del cargo por el ministro de Información y Turismo, por dejar que tal film hubiese traspasado las férreas fronteras de la censura. Asimismo, se le prohibió a Uninci la continuidad de sus actividades, y debió cesar su papel en la producción cinematográfica, e impidió a Pere Portabella, productor de Viridiana, la realización de cine. Además, el periódico del Vaticano L´observatore Romano la calificó de blasfema, excomulgó al equipo y señaló que incluso la música de Haendel y Mozart que aparecía se volvía perversa en el seno del metraje. Como resultado de esta noticia, Gabriel Arias Salgado prohibió la exhibición de la película, y ordenó la destrucción de todas las copias, pero se salvó una copia que quedó en Paris. Pero a España ya no llegaría a las salas hasta 1977.

Mayo del 68

En 1968 no hubo Palma de Oro. Y es que, a causa de las revueltas estudiantiles de mayo del 68 que sucedían en el territorio francés de forma paralela, el festival se canceló, debido sobre todo a la presión de una serie de directores de la nouvelle vague, especialmente Claude Lelouch, Jean-Luc Godard y Francois Truffaut, que deseaban detener las proyecciones. De hecho, recurrieron a camuflar las pantallas de cine con el telón para impedir la visibilidad de las películas y su proyección, y el propio Carlos Saura desencadenó el fin del festival al negar la proyección de su película Peppermint Frappé colgando el telón sobre la pantalla. Esta reacción fue en cadena, y tres miembros del Jurado se sumaron a la rebelión: Roman Polanski, Louis Malle y Monica Vitti decidieron dimitir como miembros del Jurado en solidaridad con los estudiantes y obreros detenidos en París y el resto de Francia. De este modo, aquí la polémica no provenía de ninguna película, sino de los directores, que lograron convertir el festival de Cannes en un espacio para la reivindicación.

Louis Malle, Monica Vitti y Roman Polanski. Películas polémicas del festival de Cannes

Taxi Driver (1976)

Con esta obra de Scorsese, la polémica se contradice a sí misma: la voz crítica nació del propio presidente del Jurado, el gran dramaturgo Tennessee Williams, quien señaló que el film era un retrato exagerado y desmesurado de las calles de Nueva York. Sin embargo, el propio Williams fue quien entregó la Palma de Oro de aquella edición a Taxi Driver, de modo que en Cannes, a veces la polémica sirve como un medidor de las posibilidades de una obra para ser premiada.

taxi driver

Idioterne (Los idiotas, 1998)

La segunda película de Lars von Trier que filmó tras la redacción del manifiesto Dogma 95 era un auténtico cóctel molotov en Cannes: la serie de jóvenes que se hacen pasar por idiotas que retrata, junto con la crudeza de su estética y el sexo explícito, causó controversia entre los asistentes a la proyección, y el crítico inglés Mark Kermode gritó "Il est merde! Il est merde!" (Es una mierda), lo que llevó a que le expulsasen de la sala. Pero para Lars, observar esta reacción quizá fuese un auténtico placer.

Idioterne. Películas polémicas del festival de Cannes

Armaggedon (1998)

La mítica película sobre la destrucción de un asteroide dirigida por Michael Bay no causó polémica por sus turbias imágenes, sino por la inverosimilitud de las situaciones y los diálogos: durante el clímax de la película, cuando Bruce Willis arriesgaba su vida para sustituir a Ben Affleck en la misión de salvar el mundo, los críticos rieron a carcajadas, pues no eran capaces de creerse el guión. A Bruce Willis no le sintió muy bien tal recepción, así que en la rueda de prensa afirmó que la película todavía no estaba acabada, aunque todo parecía más un intento de eludir las críticas más que afrontarlas.

Trouble Every Day (2001), de Claire Denis

La directora francesa Claire Denis presentó una bizarra propuesta cinematográfica en 2001, Trouble Every Day, que fundía el erotismo y el terror y donde su protagonista, interpretada por Béatrice Dalle, practica el canibalismo con los hombres con los que ha tenido una relación sexual. Numerosos críticos abandonaron la sala y abuchearon al film, y las críticas fueron demoledoras contra la película.

Irreversible (2002), de Gaspar Noé

Irreversible, una de las películas más arriesgadas de Gaspar Noé fue presentada en el festival de Cannes en la sesión de medianoche, hecho que no tenía precedente hasta entonces, pues todas las películas de la sección oficial tienen su pase durante el día, y sólo algunas fuera de competición se estrenan en la noche. La sala fue abandonada por más de 250 personas, e incluso algunas necesitaron ayuda médica, y los que se quedaron toda la proyección, abuchearon tras los títulos de crédito. Y es que la primera media hora contiene un sonido subliminal que puede producir náuseas, mareos y vértigos, y hay una escena de violación de más de 9 minutos que desagradó a la crítica, lo que llevó al crítico David Anson a decir que sería "la película más detestada de 2002".

The Brown Bunny (2003)

the brown bunny. Películas polémicas del festival de CannesEl director y actor Vincent Gallo presentó en la edición de 2003 The Brown Bunny, una road movie de argumento mínimo, que causó polémica especialmente por una secuencia de una felación entre el propio Gallo y la actriz Cloë Chevigny, por entonces su pareja. Y todo el revuelo quedó materializado en un intercambio de declaraciones entre el director y el prestigioso crítico Rogert Ebert. Éste afirmó en su crítica que The Brown Brunny era "la peor película jamás proyectada en el festival", y Gallo le llamó "cerdo gordo con el físico de un comerciante de esclavos". Ebert parafraseó una célebre cita de Winston Churchil: "yo podré adelgaza algún día, pero Vincent Gallo siempre será el director de The Brown Bunny"; y Gallo le contestó afirmando que había lanzado una maldición al crítico para que desarrollase un cáncer de colon. Y, finalmente, Ebert zanjó la cuestión, señalando que ver en una pantalla una colonoscopia era mucho más interesante que ver su película. Después de esta polémica, Gallo recortó el metraje para su estreno en salas, y Ebert afirmó que, en la versión nueva, no era tan deplorable.

Marie-Antoinette (María Antonieta, 2006), de Sofia Coppola

El biopic de Maria Antonieta que Sofia Coppola estrenó en 2006, ensalzando aquellos aspectos del tedio del lujo que tanto le fascinan a Coppola, causó ciertas reticencias entre la crítica francesa, quien vio a uno de los iconos de su monarquía banalizado en la imagen cinematográfica, según aducían. Agnes Poirier, del periódico Liberation, vertió duras palabras contra la película:

La historia es mayoritariamente un decorado y Versalles un hotel de lujo para la jet set del pasado y del presente. Y aprendemos sobre Maria Antonieta su amor por los macaroons de Ladure y por los zapatos de Manolo Blanhik.

Marie Antoinette. Películas polémicas del festival de Cannes

Anticristo (2009), de Lars von Trier

Anticristo es una de las películas más difíciles de ubicar en la filmografía de Lars von Trier, y sus escenas de mutilación, sexo explícito, tortura y sadismo causaron estupor entre el público que asistió a la primera proyección: por ello, en los títulos de crédito, la sala estalló en silbidos y risas. Pero Lars von Trier fue rápido en responder a los críticos en la rueda de prensa, pues inmediatamente afirmó con una frase lapidaria: "soy el mejor director del mundo".

anticristo. Películas polémicas del festival de Cannes

Kinatay (2009)

La violenta película del filipino Brillante Mendoza, con la que transitamos por los suburbios de Manila acompañados de un asesino a sueldo, llegó a ser calificada como la peor película del festival por la crítica. Variety afirmó que se trataba de un fraude, con violencia gratuita; The Hollywood Reporter señaló el forzado voyeurismo y la fotografia deliberadamente fea. Screen´s International la calificó con un 0, y en total, el film de Mendoza alcanzó un 1,2 en la prensa internacional durante el festival. Pero, junto a las voces críticas, pronto nacieron sus defensores, y éstos procedían del lado de la creación: Lars von Trier, que presentaba en el festival su también polémica Anticristo, alabó sus imágenes gráficas y controvertidas; Andrea Arnold señaló que es eminentemente respetable, y Quentin Tarantino le envió una carta de admiración al director. Finalmente, como suele ocurrir en Cannes, la película obtuvo el Premio a la mejor dirección. Os dejo con las palabras de Tarantino:

Bravo por tu difícil y problemático trabajo. Tu decisión de no dramatizar el asesinato, nunca integrarlo en el suspense cinematográfico, fue atrevido, y para mí, el hecho que coloca la película entre las mejores del festival. Me sentí completamente como un testigo de un horrible asesinato. Creí todo lo que veía. Tu idea no era dramatizarlo, sino capturarlo.

Melancholia (2011)

Y sí, el director danés repite tres veces en esta lista, porque sin duda es el realizador más provocador de los que presentan sus películas en la Croisette. Pero en la presentación de Melancholia alcanzó la cima de la polémica, pues sus controvertidas declaraciones sobre el nazismo llevaron a la organización a declararle persona non grata. Aunque eso sí, sólo durante un año, pues el festival no puede permitirse perder de su sección oficial a uno de los directores clave del cine europeo contemporáneo. En la rueda de prensa se dio la suma del ánimo de provocar del director, y el sensacionalismo de la prensa, que sacó de contexto unas declaraciones que, en mi opinión, venían venían a señalar que toda maldad proviene de lo humano, y por ello, el humano puede llegar a ser un monstruo; y así fue expulsado del festival:

¿Qué puedo decir? Entiendo a Hitler. Creo que hizo algunas cosas malas, sí absolutamente, pero puedo verle sentado en su búnker al final. Creo que entiendo al hombre. No es lo que llamarías un buen tipo, pero entiendo muchas cosas de él y simpatizo con él un poquito. No estoy a favor de la Segunda Guerra Mundial y no estoy en contra de los judíos.

Post Tenebras Lux (2012), de Carlos Reygadas

Y la última polémica que salpicó Cannes fue el año pasado, cuando Carlos Reygadas proyectaba su arriesgada y surrealista propuesta, Post Tenebras Lux, a la crítica en la sesión de la mañana. Tras finalizar la película, los críticos allí congregados abuchearon la propuesta, y un anónimo gritó "¡Viva Buñuel!", en referencia al director surrealista por antonomasia y señalando así el supuesto surrealismo verdadero, el del aragonés, de la incomprensión de Reygadas. Después, en la rueda de prensa, el director fue preguntado por la sensación que le habían ocasionado los abucheos, y Reygadas afirmó que se había sentido halagado, pues ello suponía que había presentado una película nada complaciente. Y, como en otras ocasiones en el festival, el vociferado es finalmente recompensado: Post Tenebras Lux obtuvo el Premio a la mejor dirección.