Este viernes se estrena en España Robot & Frank, ópera prima de Jake Schreier, antiguo miembro de la banda estadounidense Francis and the Lights, que precisamente ponen la banda sonora de su película. Premio del público en Sitges y del premio Alfred P. Sloan en Sundance, se trata de una entrañable película que, sin ser perfecta y redonda, consigue cautivar al espectador a través de la relación que un afectado de Alzeheimer consigue entablar con un robot que su hijo le ha proporcionado con el fin de que le mantenga ocupado y vele de sus necesidades primarias. El director estuvo en Madrid para presentar la película y Extracine estuvo con él.

Entrevista con Jake Schreier - junto a Frank Langella durante el rodaje de Robot and Frank

Antecedentes y gestación del proyecto

Mi amigo Jon Watts y yo teníamos una cámara y solíamos alquilarla a estudiantes de cine para que hicieran sus películas, por lo que al final aparecemos acreditados como productores asociados. Pero no tuve ninguna implicación con el proceso de filmación, mi participación en esas películas no va más allá de ahí. Estoy encantado con que hicieran sus películas y de tener mi nombre asociado a ellas. (...) Christopher D. Ford (el guionista de la película) y yo llevamos años trabajando juntos. Nadie nos envió el guión ni nada parecido, lo desarrollamos juntos y conseguimos sacarlo adelante. (…) Fue un rodaje muy rápido, tuvimos dos semanas para la preproducción y rodamos todo en sólo veinte días. (…) Nunca imaginamos a ninguno de estos grandes actores cuando estábamos escribiendo el guión.

Entrevista con Jake Schreier

Un reparto de altura

Para ser la primera vez, ayuda mucho trabajar con gente con tanta experiencia, sobre todo cuando sólo tienes 20 días y no tienes que estar repitiendo tomas. Tenían una facilidad asombrosa para meterse en sus personajes. Lo más probable es que pudimos conseguir algunos de ellos gracias al corto plazo que tuvimos para rodar, lo que impidió que me sintiera intimidado. (…) Peter Sarsgaard llegó al estudio y grabó todos los diálogos de su personaje en ocho horas. Su voz tiene esa cualidad tan tierna que pensamos le iría fenomenal al personaje. Pero incluso aunque fuéramos a reducir su actuación a un tono muy monótono, seguía imprimiendo demasiada emoción, así que terminamos imprimiendo todas sus frases en un sólo papel y se limitó a leerlas, sin interactuar con el resto del reparto, para que sonara más como un robot. (…) Frank Langella es tan buen actor que no importaba que las cámaras estuvieran a su alrededor, que estuviera el robot o que no. No tuvo ningún tipo de problema para sacar lo mejor de sí mismo.

Un robot clásico

Quería mostrar un robot que fuera sencillamente un robot. Hay películas geniales, Wall-E o incluso todas esas películas donde las máquinas parecen tener un corazón y al final quieren matarnos a todos. Pero nosotros sólo queríamos un robot y mostrar lo que podemos aportar a este tipo de relación con él, cómo nos afecta a nosotros y a los diferentes personajes. Y aunque sea una tecnología muy avanzada, queríamos verle como un ser humano con su lógica. Una lógica que nunca cambia.

Frank Langella y el robot de Robot and Frank

Emoción, tecnología, futuro

En estos días la tecnología ya no es una cuestión de ciencia ficción, es algo con lo que convivimos y queríamos reflejarlo así en la película, como algo natural, como parte de la vida de los personajes. No estábamos interesados en ofrecer una muestra de cómo veíamos el futuro, sino en mostrar esa tecnología integrada en nuestra vida diaria. (...) No se trata de nuestra predicción de cómo va a ser el futuro, parte de la idea de la película es que Frank vive en este entorno rural, cerca de Nueva York, y si vas ahora mismo allí te vas a encontrar estos mismos lugares, pero sin toda esa tecnología que podrías encontrar en un lugar como Nueva York. La idea era mostrar un futuro en le que todavía puedes sentir mucho del pasado y que el robot fuera la incursión más importante en este nuevo mundo tecnológico, aparte de los pequeños aspectos, como las pantallas en la pared que nuestro limitado presupuesto nos permitía abordar. (...) Me interesa todo, tanto los aspectos visuales y la manera en la que cuento la historia con la cámara, hasta el vestuario de los personajes. Aunque no haga físicamente algunas de estas cosas, como manejar la cámara, trato de estar involucrado en todos y cada uno de los aspectos de la película. Todos son importantes y trato de tener un a opinión sobre cada uno de ellos.

Entre el género de caballería, la ciencia-ficción y la comedia

Frank tenía que robar algún libro y estamos hablando de un personaje que ha perdido su memoria, así que la elección de Don Quijote de la Mancha se hizo sola. En realidad fue del guionista. (...) No nos centramos en ningún tipo de género en concreto, es como una mezcla de géneros diferentes en varios momentos. Siempre he pensado que consigues un mayor impacto cuando consigues hacer reír al público, que cuando tratas de hacer algo más profundo. Al fin y al cabo, la comedia nos ayudó a conseguir más emociones.

Nuevos proyectos y expectativas

Chris está trabajando en un nuevo guión, también desarrollado en un futuro cercano, pero a mayor escala. Y yo estoy desarrollando algo sobre unos falsificadores europeos. Estoy trabajando en varias ideas, pero estoy todavía en la fase de guión. (…) No tengo ningún tipo de expectativa con el estreno de Robot & Frank, ni siquiera había considerado que la película fuera a proyectarse en otro lugar que no fuera el cuarto de estar de mi casa, así que cualquier cosa más allá de eso ya resulta muy excitante.