A veces parece que, con los años, el cine se aleja de la experimentación que tan bien le sentó en los años sesenta y setenta y adquiere matices más conservadores, al menos en cuanto a la forma se refiere. Éste parece ser el caso del remake de Carrie que Kimberly Peirce, la directora de Boys don´t Cry está preparando del clásico de terror de Brian de Palma, basándose también en la novela de Stephen King. Ya no es época de lamentar la resurrección de este personaje icónico, que en el despertar de su adolescencia comienza a desarrollar unos inquietantes poderes que estallan cuando siente ira. Y es que el film ya está rodado, pero por lo visto en el primer tráiler de Carrie, que sucede unos meses a un breve teaser, muestra una contención en la forma que se aleja de la estética de la desmesura que impulsó Brian de Palma en su versión de 1976:

Porque el film de Brian de Palma estaba tejido a través de un cuidado sistema formal, recurriendo a slow-motion, cámara rápida, lentes bifocales, partición de la pantalla en dos y filtros de un rojo sangre, sangre de menstruación. Y, por lo visto en el tráiler de Carrie de Kimberly Peirce, aquí han decidido utilizar unos escenarios y unos recursos formales mucho más comedidos, buscando insertar el terror en una vida cotidiana normalizada que estalla en su epicentro. Quizá el resultado sea impactante y pueda construir esos idilios de doble capa que tan bien capta Lynch, aunque falta el atractivo setentero del film de De Palma.

En este caso, Carrie es interpretada por Chloë Grace Moretz, célebre por sus papeles en 500 Days of Summer (500 días juntos), Kick Ass, Hugo o Let me in (Déjame entrar). Una actriz en alza y con encanto, pero lejos de la bizarra presencia de Sissy Spacek, que siempre creaba un efecto de extrañamiento con su propia aparición. El cambio de actriz ya indica de ese juego a crear una estética más mesurada en el film. Pero, quizá, quien mejor ha definido la atmósfera que desea generar el remake, por lo visto en el tráiler de Carrie, ha sido la propia actriz protagonista:

Sería algo así como la versión Black Swan del libro de Stephen King. Juega con tu cabeza mostrándote hechos que no sabes si realmente son reales.

Y es que, como Black Swan (Cisne negro) de Darren Aronofsky, Kimberly Peirce parece querer explosionar la vida cotidiana desde la locura más íntima del personaje, presentando unos ambientes nada especiales filtrados por su subjetividad y que contrastan, en su normalidad, con los procesos mentales que empiezan a despertarse en ella. Julianne Moore interpreta a la madre de Carrie en un film que tiene su estreno previsto para este otoño: el 18 de octubre en EEUU y España, el 7 de noviembre en Argentina y el 29 de noviembre en México.

carrie