En 1989, Hayao Miyazaki conquistaba al público japonés con Majo no takkyûbin (Nicky, la aprendiz de bruja), la película que puede considerarse el primer gran éxito del director en su país, y que obtuvo resonancia internacional a causa de la distribución llevada a cabo por Disney en EEUU (aunque con algunos cambios en el doblaje, justificados, según el estudio, por su necesidad de adaptarla al público occidental). Esta película se centraba en una pequeña bruja de 13 años, Nicky, y su gato Jiji, quienes deben abandonar su hogar durante un año para forjarse en la profesión y ganar autonomía, lanzándose a un viaje iniciático que le abrirá el paso a la edad adulta. Pero el interés del director era auscultar las relaciones conflictivas entre la magia y la realidad, mostrando no una realidad modelada por la bruja, sino un entorno que se le impone y le obliga a cambiar: asistimos, ante todo, a la vida cotidiana y a las preocupaciones de su edad, en una mezcla entre aire fantástico y realista. Esta fábula cinematográfica se basaba en un libro de Eiko Kadono publicado en 1985, y ahora se está preparando una nueva versión, pues Takashi Shimizu adapta Nicky, la aprendiz de bruja de nuevo.

Takahi Shimizu adapta nicky, la aprendiz de bruja

Pero en esta ocasión, hay un cambio fundamental: se trata de una versión no animada del film, con actores reales. Y no se trata de un remake, sino de una reinterpretación de la obra de Eiko Kadono. Y es que, en la adaptación en formato de animación de los estudios Ghibli, se tomó como base las dos primeras novelas de Eiko Kadono sobre el personaje, y quedó material fuera del trasvase cinematográfico. Y ahora, Takashi Shimizu adapta Nicky, la aprendiz de bruja con material suplementario, procedente de lo desechado por la obra de animación. Además, desde entonces también se ha publicado un manga sobre el personaje.

Takashi Shimizu es célebre, ante todo, por haber dirigido la saga de terror Ju-on, traducida al español por La maldición, una variación sobre el tema de la casa encantada, con un fantasma vengativo que expande la maldición hacia otros seres, y que ya cuenta con 4 entregas. Las dos primeras fueron realizadas en V-Cinema, es decir, en versión realizada directamente para su venta en video, un mercado en el que se forjaron otros directores como Takashi Miike. Pero a causa de su éxito, Shimizu adaptó sus obras al cine en dos nuevas versiones, e incluso realizó un remake norteamericano titulado The Grunge (El grito). Sin embargo, tras su éxito en el campo del terror, lleva unos años en declive con dos producciones de terror en 3D: The shock Labyrinth y Tormented.

El acuerdo, tal y como confirma Twitch, está casi zanjado, e incluso ya se conoce el nombre del protagonista, pues Nicky será interpretada por la patinadora Koshiba Fuka-ha; tal vez este proyecto, que una vez fue pensado por Disney en 2005, sirva para revivir su filmografía. Y, como no es la película más icónica de Hayao Miyazaki, quizá pueda erigirse en obra independiente, alejada de su referente en animación.