No debemos esperar nada demasiado convencional de un personaje tan carismático como Alejandro Jodorowsky, pero es que si así fuera, seguro nos defraudaría. Una de las mayores sorpresas del anuncio de los integrantes de la sección Quincena de realizadores del festival de Cannes, ha sido la inclusión de no uno, sino dos películas en torno al cineasta chileno. Mientras por un lado estrena La danza de la realidad, película autobiográfica dirigida por él mismo, y por otro lado también es el centro de atención de un documental como Jodorowsky's Dune.

Dos nuevas películas de Alejandro Jodorowsky

La danza de la realidad

Financiado a través de crowfunding, La danza de la realidad supone el regreso de este fascinante gurú al cine, siendo The rainbow thief su última incursión en la dirección. Basada en sus propias experiencias, que ya plasmara en el libro homónimo, nadie mejor que este actor, autor, novelista y terapeuta para explicar en qué consiste el proyecto:

La danza de la realidad es una de las nuevas películas de Alejandro Jodorowsky

Este libro es un ejercicio de autobiografía imaginaria, aunque no en el sentido de "ficticia", pues todos los personajes, lugares y acontecimientos son verdaderos, sino en el hecho de que la historia profunda de mi vida es un esfuerzo constante para expandir la imaginación y ampliar sus límites, para aprehenderla en su potencial terapéutico y transformador. Ella actúa en todos los terrenos de nuestra vida, incluso en los que consideramos racionales. Por eso, no se puede abordar la realidad sin desarrollar la imaginación desde múltiples ángulos. Normalmente lo visualizamos todo según los estrechos límites de nuestras creencias condicionadas. De la realidad misteriosa, tan vasta e imprevisible, no percibimos más que lo que se filtra a través de nuestro reducido punto de vista. La imaginación activa es la clave de una visión amplia: permite enfocar la vida desde ángulos que no son los nuestros, imaginando otros niveles de conciencia, superiores al nuestro. Esta búsqueda me separó de mi Yo ilusorio, me hizo huir de Chile y me impulsó a buscar con desesperación un sentido a la vida.

No creo que haga falta explicar absolutamente nada más de lo que podemos esperar de una película de esta índole, en lo que no tiene pinta alguna de ser una película narrativa, sino puramente abstracta. Uniendo fuerzas con el productor francés Michel Seydoux, detrás de títulos como Cyrano de Bergerac (1990, Jean-Paul Rappeneau), gran parte de la filmografía de Nikita Mikhalkov o títulos tan arriesgados como el Prospero's Book de Peter Greenaway y alguno de Alain Resnais, estoy convencido de que La danza de la realidad será una de esas películas que provocan opiniones encontradas y que o bien te parecerá insoportable o caerás rendido a sus pies.

Jodorowsky's Dune

En la historia del cine tan importantes son los grandes logros como los fracasos y entre estos últimos destaca el intento fallido de Alejandro Jodorowsky para adaptar a la gran pantalla el fabuloso universo de Frank Herbert en Dune. Quizás el conflicto con Dino De Laurentiis fue que a lo mejor no estaba tan interesado en llevar a la pantalla el relato de la novela, como en transmitir un concepto, una experiencia al publico que, interpreto, vendría a ser similar a si tomara esa misma especia melange que consume Paul Muad'Dib. Una producción que comenzaba en 1975, en la que no sé si llegó a involucrarse Salvador Dalí o ese era el deseo de Jodorowsky, pero que finalmente fuera cancelada, para tener una nueva vida artística en función del universo más perverso de David Lynch. Por mucho que la critiquen, siempre será uno de mis placeres culpables.

Jodorowsky's Dune es una de las nuevas películas de Alejandro Jodorowsky

Yo quería hacer una película que diera a la gente que tomaba LSD en esa época, las alucinaciones que la droga daba sin alucinación. Yo no quería que se tomara LSD, yo quería fabricar la droga en cine. Iba a cambiar la mentalidad del público.

En el fondo ambos proyectos no están sólo conectados por Jodorowsky, dado que Seydoux vuelve a ser el productor detrás de este documental que está dirigido por Frank Pavich, en el que será su segundo trabajo después de N.Y.H.C., un documental musical entorno a la escena hardcore en Nueva York en los años noventa. Acabo de hacerme fan de este señor sin haber visto ninguna de sus películas, porque sus temas, de antemano, me interesan sí o sí. Y además resulta que hace su película no tanto porque sea admirador de la obra de Herbert, sino porque es fan iconoclasta del creador chileno. Si a esto añadimos que el propio Jodorwsky es el que presenta el proyecto en el tráiler, poco más hay que decir.