El jueves 18 de abril, el festival de Cannes publicó la lista de películas que conformaban la sección oficial, y entre ellas se destacaba una clara ausencia: la del polémico Lars von Trier, que tiene entre sus manos una nueva película, Nymphomaniac, un diario hardcore de una ninfómana, que contará con una versión para exhibición en salas y una versión pornográfica, explícita en sus escena de sexo. Ya los planteamientos son pura transgresión, y se esperaba que rompiese en la Croisette a ritmo de orgasmo; pero al final, no participará en la sección oficial, y la pregunta quedaba en el aire: ¿sigue Lars resentido por su expulsión del festival de Cannes de 2011 a raíz de las palabras que vertió en la rueda de prensa?:

lars von trier

¿Qué puedo decir? Entiendo a Hitler. Creo que hizo algunas cosas malas, sí absolutamente, pero puedo verle sentado en su búnker al final. Creo que entiendo al hombre. No es lo que llamarías un buen tipo, pero entiendo muchas cosas de él y simpatizo con él un poquito. No estoy a favor de la Segunda Guerra Mundial y no estoy en contra de los judíos.

Esas ideas provocaron el revuelo entre los periodistas, aunque también fueron sacadas de contexto por los medios, pues estas declaraciones no parecen destinadas a una comprensión del monstruo Hitler, sino a señalar que la maldad se construye de acuerdo con el contexto, y que la brutalidad nace en lo humano. Ahora bien, a Lars le puede la polémica, y se lanzó a la piscina con unas palabras pésimamente seleccionadas. Una mezcla de polémica y sensacionalismo llevó a que la institución del festival declarase "persona non grata" a Lars von Trier; pero ese ominoso título no es vitalicio, pues Thierry Frémaux, director del festival y quien se encarga de hacer los contactos para poder seleccionar algunas películas para el festival, ha señalado que sólo tenía efectos para aquella edición: Lars von Trier puede volver a Cannes para lanzar cualquier obra que haya finalizado. El director del festival así lo afirmó en la rueda de prensa de presentación de la sección oficial:

Lars von Trier fue declarado persona non grata para el festival de 2011. Eso significa que fue declarado para 2011, pero nunca fue declarado para siempre.

Thierry Fremaux

Entonces, ¿por qué Nymphomaniac no está en Cannes 2013? Pues, simplemente, porque no ha podido finalizarla a tiempo. Y es que Lars von Trier es un fijo del festival, para él Cannes es su medio predilecto para dar a conocer cada nueva obra; y Thierry Fremaux siempre establece un contacto con él para que su celuloide desembarque en la Croisette; si falla, es más por problemas de tiempo que por tensiones en las relaciones:

No vimos su película porque no estaba lista. El día que él tenga una película preparada para Cannes, hablaremos con él de nuevo.

Aunque siempre ha sido bastante crítico con los premios recibidos en el festival de Cannes, pues la lucha entre su consideración personal y los reconocimientos del festival siempre ha producido un conflicto intenso; de hecho, sólo por Dancer in the Dark (Bailar en la oscuridad) ha obtenido la Palma de Oro, pese a que su nombre constantemente se erige en el favorito en cada edición. En 1991 presentó Europa en una edición que empujó a los hermanos Coen a la cabeza del panorama cinematográfico internacional, pues su película Barton Fink obtuvo el ansiado triplete del festival: Palma de Oro, Premio a la Mejor Dirección y Premio al actor (John Turturro). Lars von Trier obtuvo el Gran Premio del Jurado, y sintió que su película había sido minusvalorada, por lo que al salir al escenario, agradeció irónicamente el premio "al enano del Jurado", refiriéndose así a Roman Polanski, presidente de aquella edición.

melancholia

En 2009, cuando presentó Antichrist (Anticristo), Lars von Trier se calificó a sí mismo como el mejor director del mundo, con un film que fue premiado con el reconocimiento a mejor actriz a Charlotte Gainsbourg, pero no dio ningún galardón directo al realizador. Y a ello hay que sumarle la polémica de Melancholia... Que, por lo visto, será la última, pues Lars von Trier ha decidido negar nuevas entrevistas y ruedas de prensa, para tratar de detener polémicas y protegerse de futuras expulsiones. Haga lo que haga, lo cierto es que esperamos ansiosos The Nymphomaniac.