La adaptación al cine de Fifty Shades of Grey (50 sombras de Grey), como toda adaptación de un best-seller de alcance global, está condenada a un sinfín de especulaciones acerca de su reparto definitivo y de su director. Y las últimas noticias sobre el proyecto que salpican las redes son, realmente, sorprendentes, pues ubican a Gus van Sant en Fifty Shades of Grey, como director del film. El rumor no es infundado, pues se basa en un acto, no en simples fabulaciones: y es que Gus van Sant ha filmado, en estos días, una escena de sexo como prueba de rodaje para acceder a la silla de director en el proyecto.

alex pettyfer

Y esta escena de sexo era clave, pues se trata del coito en el que Anastasia Steele, la protagonista de la trilogía de novelas, pierde la virginidad. Así que, ante este test de rodaje, Gus van Sant se ha erigido como el candidato más próximo a tomar las riendas del proyecto. Pero los rumores no sólo han afectado al nombre del director, sino también al del protagonista, pues Gus van Sant ha elegido un actor concreto para filmar la escena, y el seleccionado ha sido el joven actor y modelo británico Alex Pettyfer, de apenas 23 años. Hasta ahora, su papel más célebre en el cine ha sido el de Adam, un joven inocente que se sumerge, desde la ignorancia, en el mundo de los strippers masculinos en Magic Mike, de Steven Soderbergh, y sirve como una mirada que recoge los acontecimientos que suceden tras el escenario y como contrapunto al stripper profesional. Su nombre no ha sido confirmado por las productoras Focus Features y Universal, pero por su participación en el test de rodaje, se ha convertido en el candidato predilecto para convertirse en Grey, sustituyendo el nombre de otros actores como Stephen Amell, Ed Westwick, Matt Bomer, Ian Somerhalder o incluso Ryan Gosling.

Jennifer-LawrencePero el mismo baile de nombres se ha producido entre las candidatas femeninas, pues por las redes han desfilado los rostros de Kristen Stewart, Mila Kunis, Elisabeth Olsen o Lucy Hale. Hace unas semanas se filtró un documento que aseguraba que Emma Watson, a quien veremos próximamente robando objetos de estrellas de cine en The Bling Ring, de Sofia Coppola, iba a interpretar a Anastasia, pero inmediatamente después rechazó tal asociación por twitter. Entonces, su nombre ha sido sustituido por el de Jennifer Lawrence, favorita en la prensa y que, tras la fama alcanzada por su papel en The Hunger Games y por el Oscar a Mejor Actriz por Silver Linnings Playbook (El lado bueno de las cosas), parece una firme propuesta para el papel. No obstante, Jennifer Lawrence, con su fusión de juventud, inocencia y descaro, podría ser una buena intérprete para el papel para mostrar el progreso de la protagonista a una mayor autonomía.

Pero la pregunta que queda en el aire es ¿por qué está Gus van Sant en Fifty Shade of Grey como firme candidato a director? Porque este director dispone del talento y respaldo suficiente como para hacer cualquier película que desee, y sus gustos, cuando toma un proyecto personal, tienden a la experimentación con la narrativa, como ocurre en Elephant, Last Days, Gerry o Paranoid Park. Ahora bien, quizá necesite financiación para filmar sus proyectos más radicales en cuanto a narración, y por ello haya decidido lanzarse a tomar la adaptación: no en vano, su carrera es un constante bascular entre películas narrativas y películas experimentales, pues las primeras le sirven para obtener dinero y expandir su nombre entre el público mayoritario.

De todos modos, Gus van Sant, pese a su anhelo experimentador, es también un magnífico narrador. En numerosas ocasiones ha tomado un proyecto prestado, como ocurrió con los guiones que Matt Damon le ha suministrado con Good Will Hunting (junto a Ben Affleck) y con Promised Land (Tierra Prometida), y los resultados, más allá de ciertos convencionalismos en su relato, son irreprochables desde el punto de vista estético: es un gran director. Así que su nombre en el proyecto seguro que despierta el deseo de muchos cinéfilos, más allá de seguidores de la saga, por ver la adaptación.

Gus van Sant en Fifty Shades of Grey

De todos modos, la presencia de Gus van Sant en Fifty Shades of Grey podría estar motivada en el propio motor narrativo de la trilogía: recordemos que Anatasia Steele es una ingenua estudiante de 21 años que establece un contrato de dominación y sumisión con el joven magnate Grey, de modo que todo el relato gira en torno a desviaciones sexuales y prácticas no hegemónicas, como el bondage o el sado-masoquismo. Por esa vertiente, Gus van Sant podría haberse interesado por el proyecto, pues como director suele reflejar algunas conductas sexuales alejadas de la norma. Y, más allá del plano estilo de escritura de la autora, los acontecimientos tienen suficiente potencia como para salpicar, con vigor, las pantallas, y Gus van Sant podría hacer un buen trabajo para convertir la novela, y la sucesión de prácticas sexuales, en algo cinematográfico.