Faltan poco más de dos meses para que de comienzo el 66ª festival de Cannes, y el certamen ya comienza a filtrar datos sobre la configuración de la edición de este año. Si hace unos días conocíamos que Steven Spielberg sería el presidente del Jurado, un jurado que todavía no ha dado a conocer sus miembros integrantes, hoy se ha desvelado el film inaugural del festival, esa película que debe servir como introducción, como punto de inflexión entre la realidad y la semana de ficción y celuloide en la que se embarca la ciudad. Y la noticia es que The Great Gatsby inaugurará el festival de Cannes.

The Great Gatsby

El film inaugural suele estar fuera de competición, y este puesto se reserva normalmente a las últimas obras de directores relevantes del panorama internacional, que a causa del gran conocimiento de su nombre entre el público, no necesitan formar parte de la sección oficial de un festival ni competir por los premios. Así, en los últimos años, encontramos repetido el nombre de Woody Allen, quien abrió Cannes en 2010 y 2011 con You will meet a tall dark stranger (Conocerás al hombre de tus sueños) y con Midnight in Paris; y el año pasado, fue Moonrise Kingdom, de Wes Anderson, la cinta encargada de su inauguración. Directores célebres, ya asentados, que encuentran en Cannes la perfecta plataforma para anunciar sus últimas realizaciones.

La noticia de que The Great Gatsby inaugurará el festival de Cannes pilla de sorpresa, pues en un primer momento, su fecha de estreno estaba fijada para el 25 de diciembre de 2012, pero el estudio que manejaba la cinta, prefirió retrasar el estreno y cambiarlo por el de Django Unchained, seguramente por fomentar las posibilidades de Django de cara a los Oscar 2013. Si bien esto indica una falta de confianza en el film de Luhrmann para los Oscar, al que quizá no vieron al nivel del resto de obras, y que ha quedado confinado a las salas de verano, con un público más exigente.

No sería esta ocasión la primera que Baz Luhrmann abre el festival de Cannes, pues ya lo hizo en 2001 con Moulin Rouge. Y, además, Cannes vio crecer su filmografía, pues en 1991 presentó Strictly Ballroom en la sección Un certain regard. Así, esta adaptación de la novela de Francis Scott Fitzgerald, protagonizada por Leonardo DiCaprio, Toby Maguire y Carey Mulligan, se convierte en el segundo film en abrir el festival en 3D, tras Up.