A algunos les llamará la atención la nueva imagen de Arnold Schwarzenegger. Otros tendrán curiosidad por comprobar cómo se defiende Eduardo Noriega frente al que fuera protagonista de filmes como Conan the Barbarian, The Terminator, Predator o Total Recall. Y seguro que todavía habrá algunos que no se puedan resistir a echar un vistazo a The Last Stand, la primera película estadounidense de Kim Ji-woon, sobre todo los que, como un servidor, quedaran tan impresionados con I Saw the Devil. Tampoco tenemos que despreciar el resto del reparto, integrado por nombres como Forest Whitaker, Johnny Knoxville, Peter Stormare, Rodrigo Santoro, Génesis Rodríguez, Luis Guzmán y el nunca bien ponderado Harry Dean Stanton. Todos ellos coinciden en una trepidante película de acción que se estrena el 18 de enero en las salas estadounidenses, habiéndose retrasado el estreno español hasta el 1 de febrero.

Arnold Schwarzenegger

Sinopsis oficial

The Last Stand

Atormentado por la culpa tras una operación fallida, el shérif Ray Owens (Arnold Schwarzenegger) deja su puesto en la división de narcóticos del Departamento de Policía de Los Ángeles para trasladarse a la tranquila localidad fronteriza de Sommerton Junction, donde el crimen no abunda precisamente. Pero esta existencia apacible se ve truncada cuando Gabriel Cortez (Eduardo Noriega), el más destacado capo del narcotráfico del hemisferio oeste, efectúa una espectacular y sanguinaria huida de un convoy penitenciario del FBI.

Cortes, respaldado por una banda de forajidos cuyo jefe es un frío mercenario llamado Burrell (Peter Stormare), emprende una endiablada carrera hacia la frontera mexicana, a 400 kilómetros por hora, en un Corvette ZR1 modificado, llevando consigo a un rehén. la ruta de huida pasa justo a través de Summerton Junction, donde un nutrido dispositivo policial, que incluye al agente John Bannister (Forest Whitaker), tiene una última oportunidad de interceptar al violento fugitivo antes de que se escabulla para siempre al otro lado de la frontera. A pesar de su renuncia inicial a implicarse, y de la supuesta ineptitud del modesto efectivo policial de Commerton Junction, Owens decide finalmente tomar cartas en el asunto y, con la ayuda de su equipo, prepararse para un desafía de proporciones épicas.

La invasión surcoreana

Sesenta años después de que finalizara la guerra de Corea, pareciera que las pantallas del mundo se prepararan para una invasión surcoreana: Tha Last Stand, Stoker, o la misma versión estadounidense de Oldboy parecen indicar que la dura, trepidante y rabiosa estética surcoreana está más de moda que nunca. Hace más de un año, en octubre de 2011, comenzaba el rodaje de la película en Nuevo México y Nevada, concluyendo el 2 de febrero tras una breve interrupción las dos últimas semanas de diciembre. A partir de ahí comenzaba el largo proceso de postproducción. Previo al estreno de The Expendables 2 se pudo ver el primer tráiler de la película.

Queda claro que no se trata de la típica película de acción made in USA, pero, como suele suceder, las correspondencias se intercambian porque el Kim Ji-woon revelaba en una entrevista las fuentes de inspiración para su película, que no eran otras que Die Hard y High Noon. Si de esta última cogía el concepto de preservar unos valores, de la primera tomaba prestada la idea de alguien que protegiendo ese concepto casi muere en el intento. Comparando la película con su anterior largometraje, I Saw the Devil, podría decires que se trata de la otra cara de la misma moneda, dado que aquella giraba en torno a la extrema respuesta de un policía ante la pérdida de un ser querido al que no ha podido proteger.

Eduardo Noriega y Kim Ji-woom en el rodaje de The Last Stand

Los protagonistas opinan

Por otro lado, aunque ya hemos podido ver al ex gobernador de California en películas recientes como The Expendables y su secuela, estamos ante el primer papel protagonista de Arnold Schwarzenegger desde filmes como Collateral Damage y Terminator 3: Rise of the Machines. ¿Seguirá tan en forma como en True Lies, Eraser o The 6th Day? Alguna broma ya se cuela en el tráiler final sobre su vuelta y su estado físico, pero lo que nadie seguramente hubiera esperado es que estaría tan encantado de trabajar con Kim Ji-Woon, a quien compara con James Cameron debido a su precisión y atención hasta en las cosas más pequeñas. Su capacidad de comunicación es tan grande que incluso no llega a necesitar un traductor en algunos momentos, algo que corrobora Eduardo Noriega.

Arnold Schwarzenegger y Forest Whitaker en The Last Stand

Después de participar en todo tipo de películas, desde las más intimistas hasta las más comerciales, el actor español se preparaba a fondo para su relativo debut estadounidense, dispuesto a hacer las secuencias de acción. Digo relativo porque Vantage Point ya fuera una película americana, en la que precisamente coincidiera con Whitaker. Pero finalmente no ha podido demostrar su destreza por aquello de que no fuera a torcerse un tobillo. Ya sabemos cómo se las gastan las compañías de seguros en los Estados Unidos.

En definitiva, que todo pinta para que podamos disfrutar con una película de acción que, aunque parta de una premisa previsible, podría deslumbrarnos dada la capacidad visual de Kim Ji-woom. Si no tengo mis dudas con respecto a Arnold Schwarzenegger, pues siempre ha demostrado que es capaz de reírse de sí mismo y lo que representa, lo cierto es que creo que Eduardo Noriega podría encajar bastante bien dentro del engranaje industrial estadounidense. Por lo que puedo decir que no seré yo el que se deje pasar La última apuesta, tal y como la han titulado en España.