Este fin de semana se clausuraban dos festivales cinematográficos con aroma muy latinoamericano. De un lado concluía la 38 edición del Festival de cine Iberoamericano de Huelva, que se ha consolidado como una cita obligada en la que anteriormente han sido premiadas en diferentes categorías películas tan interesantes como Violeta se fue a los cielos, El gato desaparece, Hermano, La vida de los peces o La nana. Y de otro lado terminaba también la 27 edición del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, que también se ha ido erigiendo como una de las citas cinematográficas más interesantes de Latinoamérica. Precisamente, ambos festivales coincidían en señalar la interpretación de Pablo Pinto en la película argentina De martes a martes.

Pablo Pinto

Huelva

El jurado compuesto por el productor Luis Miñarro, el director Gerardo Olivares, la actriz Irene Visedo, el guionista Marcelo Vernengo y el escritor Fernando Lara ha decidido otorgar el máximo galardón del certamen onubense a la coproducción entre Argentina, Brasil y España, Infancia clandestina, dirigida por Benjamín Ávila; mientras que el Premio Especial se iba para la cinta mexicana Mai morire, dirigida por Enrique Rivero. Asimismo, han decidido otorgar dos menciones especiales, una para Claudio Amaral Peixoto por la dirección artística de O Palhaço, la cinta brasileña dirigida por Selton mello, y una segunda al reparto que integra la película argentina de Martín Salinas, Ni un hombre más.
Infancia clandestina

El Colón de Plata a la mejor dirección ha sido para Kenya Márquez por su labor en Fecha de caducidad, mientras que los de mejor actriz y actor han sido para Alicia Rodríguez por su interpretación en Joven y alocada y para Pablo Pinto por la suya en De martes a martes, película que también ha recibido la Carabela de Plata a la mejor dirección novel para Gustavo Fernández. El director de fotografía de O Palhaço, Adrián Tejido, también ha sido merecedor de premio por su trabajo para la película brasileña, que además ha recibido el premio del público.
O Palhaço

Haciendo balance podemos decir que los premios han estado bastante repartidos, quedando sin mención sólo tres películas de la sección oficial. Y si nos fijamos en el número de premios, hay dos películas que han gustado más que las demás, como son De martes a martes, con dos premios, y, sobre todo, O Palhaço, que se llevaba tres en total.

Mar del Plata

Tres son las categorías en las que competían las películas del festival argentino. Por un lado tenemos los premios de la competencia internacional, en donde la película ganadora ha sido la del rumano Critian Mungiu, Dupa dealuri (Beyond the Hills), que también era premiado en el festival de Gijón, este mismo fin de semana. El turco Reis Çelik conseguía el Astor de Plata al mejor director por Lal gene (Night of Silence), película por la que también Ílyas Salman recibía el Astor del Plata al mejor actor, ex-aequo con Pablo Pinto por De martes a martes. Soko ha sido considerada la mejor actriz por su interpretación en Augustine, la película dirigida por Alice Winocour, mientras que la cinta británica Sightseers, que también fuera premiada en Sitges, se lleva el astor de plata al mejor guión. La mención especial era para Ji yo wang zhe wo (Memories Look at me), dirigida por el cineasta chino Song Fang.

Beyond the Hills (Depa dealuri, 2012, Cristian Mungiu)

Con su segundo largometraje, el cineasta chileno Fernando Lavanderos, se llevaba el premio a la mejor película en la sección a competición Latinoamericana con Las cosas como son. Mención especial para dos películas controvertidas como el documental uruguayo El Bella Vista, sobre un lugar que comenzó siendo un club de fútbol, para convertirse después en un burdel de travestis y terminó siendo una capilla católica debido a la presión conservadora; y la producción mexicana Post tenebrosa lux, que ya recogiera premio en Cannes para su director, Carlos Reygadas. El largometraje Hermanos de sangre, dirigido por Daniel de la Vega, se llevaba el premio al mejor largometraje de la sección centrada en el cine argentino, mientras que José Celstino Campusano se llevaba el premio al mejor director por su labor en Fango.