Promised Land es la tercera colaboración entre Gus Van Sant y Matt Damon. Todos recordamos su primer trabajo juntos, la oscarizada y taquillera Good Will Hunting; luego coincidieron en Gerry una rareza que pasó muy desapercibida y en la que también participaba Casey Affleck. Mientras Damon se ha ido labrando una carrera como actor de raza, con propuestas de lo más variado y arriesgado; Van Sant ha seguido su propio camino con películas como Finding Forrester, Elephant, Paranoid Park, Milk y Restless. Promised Land supone el reencuentro de un maestro con su alumno más aventajado.

La película se estrenará el 28 de diciembre en los Estados Unidos, a tiempo para competir en la carrera hacia los Oscar, no debería sorprendernos que la película logre alguna nominación. Veremos que sucede.

El reparto encabezado por Matt Damon se completa con la presencia de John Krasinski, Hal Holbrook y Frances McDormand, ellos son los pesos pesados de una historia en la que aparecen una gran cantidad de rostros televisivos como el de Rosemarie DeVitt (United States of Tara), Lucas Black, Terry Kinney (Oz), Tim Guinee (The Good Wife), Titus Welliver (Lost).

Promised Land narra el viaje de Steve Butler (Damon), ejecutivo de una compañía de gas natural, a un pequeño pueblo de granjeros en busca de terrenos para perforar. Tanto Steve como su compañera (Frances McDormand) están convencidos de que será sencillo convencer a los habitantes del lugar porque la crisis económica ha hecho estragos en sus vidas. El dinero de la compañía solucionaría todos sus problemas.

Sin embargo las cosas no serán coser y cantar. Todo se complica cuando un profesor local (Hal Holbrook) y un joven granjero (Krasinski) inician una campaña contra la compañía de gas. Se establece una lucha entre la gran empresa y el hombre de a pie.

Hace quince años Damon y su amigo Ben Affleck se hicieron con el Oscar al Mejor Guión Original. Este año podría optar de nuevo al premio y es que el guión de Promised Land ha sido escrito a cuatro manos por Matt y John Krasinski, a partir de una idea del escritor Dave Eggers. En principio, el film, iba a suponer el debut en la dirección de Damon, pero por motivos que desconocemos cedió la dirección a su amigo Gus Van Sant durante la pre-producción.