Vamos a comparar una película y su remake e intentar discernir cual de ellas es mejor. Empezaremos esta sección con The Day The Earth Stood Still (Ultimátum a la Tierra). La historia es bastante simple, Klaatu, un alienígena, llega a la Tierra acompañado de un gigantesco robot llamado Gort. El visitante trae un mensaje, un ultimátum: o cambiamos nuestro estilo de vida o una alianza interplanetaria destruirá a la raza humana por ser un peligro para la paz y existencia del universo. El gobierno norteamericano no se lo piensa dos veces y ataca, Klaatu escapa y entra en contacto con seres humanos, algo que hará cambiar su perspectiva sobre el planeta y sus habitantes.

Título: The Day the Earth Stood Still
Director: Robert Wise
Reparto: Michael Rennie, Patricia Neal, Sam Jaffe, Billy Gray, Hugh Marlowe y Lock Martin.
Guionista: Edmund H. North en base al relato corto Farewell to the Master (1940) de Harry Bates
Año: 1951

Hay ciertas diferencias entre ambas películas, en la original la nave de Klaatu es el típico platillo tradicional tan de moda en aquella época, en el remake es una gigantesca esfera. En la original se aloja en una casa de huéspedes y eso le permite relacionarse con la familia humana, en el remake busca al personaje de Jennifer Connolly a propósito y nunca convive con ella. En la película de 1951, el alienígena es extremadamente inteligente y demuestra avanzados conocimientos científicos. En la versión de Keanu Reeves puede controlar objetos mecánicos e incluso reanimar a los muertos.

La película original cuenta con un guión mucho más trabajado y atractivo aunque por momentos puede hacerse aburrida. Evidentemente el remake cuenta con unos efectos especiales deslumbrantes pero nada más, la historia apenas tiene estructura o interés, los diálogos son vagos y carece de mensaje, o al menos no es tan potente y evidente como el de la película de 1951.

Si en la película original el peligro era la energía atómica, en el remake la amenaza es el expolio del planeta por parte de sus habitantes. El miedo sigue ahí pero ha cambiado, también lo ha hecho la sociedad; ya no vivimos bajo la sombra de la guerra fría y la guerra nuclear, ahora nos aterra el terrorismo islámico, los virus, la caída de la bolsa y, en menor medida, somos conscientes del deterioro ambiental.

Título: The Day the Earth Stood Still
Director: Scott Derrickson
Reparto: Keanu Reeves, Jennifer Connelly, Jon Hamm, Kathy Bates y Jaden Smith
Guionista: Ryne Douglas Pearson
Año: 2008

Sin duda Reeves el actor idóneo para interpretar a un extraterrestre. Su personaje carece de emociones y de expresividad, durante toda la película se dedicará a observar y esperar el momento oportuno para actuar. Llegas a creer que estás en presencia de alguien ajeno a la humanidad y que su cuerpo no es más que un “traje” en el que no acaba de encajar. En la película original, Rennie era mucho más accesible y humano, era casi como cualquiera.

El tiempo ha hecho mella en el clásico, vista hoy encontramos un mensaje desfasado y poco creíble. ¿Habéis probado? Son 89 minutos, un pequeño esfuerzo, porque revisitar esta película nunca está demás pero también es justo aceptar que no ha sabido envejecer con clase.

La original ha influenciado poderosamente el cine de encuentros extraterrestres y de ciencia-ficción en general. Es demasiado pronto para saber si el remake tendrá una influencia tan perdurable pero me atrevo a decir que no. Si tuviese que elegir entre una de las dos me quedaría con la dirigida por Robert Wise, un artesano capaz de llevar las riendas de musicales como West Side Story (1961) o The Sound of Music (1965) y de películas de ciencia-ficción como Star Trek: The Motion Picture (1979).