Política y cine son, en el fondo, dos formas de representación de la realidad, y así es como actores y actrices desfilan en las convenciones políticas: si a través de su interpretación pueden traducir una vivencia social, a través de la palabra pública también pueden expresarla. Ahora ha sido el turno de Eva Longoria y Scarlett Johansson, que han proclamado su apoyo incondicional a Barack Obama en la Convención del Partido Demócrata, celebrada para impulsar su candidatura a las elecciones presidenciales de noviembre. De este modo, Charlotte, la ciudad de 750000 habitantes que acogió la Convención, se ha convertido en un pequeño altavoz del Hollywood más progresista.

La primera en donar su voz a la causa demócrata fue Scarlett Johansson, que apareció con una americana y una camiseta blanca con la bandera americana, señalando que los valores de América y el partido Demócrata no son incompatibles. Y alzó su voz en representación de las mujeres:

Me dirijo a ustedes no como representante de los jóvenes de Hollywood, sino como representante de los muchos millones de jóvenes estadounidenses, especialmente las mujeres jóvenes, que dependen de los programas públicos para sobrevivir.

Quiso abogar en su discurso por una celebración de la democracia, casi por encima de los partidismos: "No os voy a decir a quién votar, estoy aquí para pediros que os comprometáis a votar". Y también imprimió a su voz de un aire de temor, al hablar de los grandes proyectos iniciados por Obama que podrían peligrar bajo un gobierno republicano a las órdenes de Mitt Romney:

Lo que hemos logrado y lo que está en juego, como poder conseguir asistencia médica, permitir el acceso a la universidad, un sistema impositivo justo, todas estas cosas están en riesgo ahora.

Tras su discurso, apareció Eva Longoria, quiso construir una barrera frente al discurso proclamado por Clint Eastwood en la Convención Republicana, quien apoyó a Mitt Romney a través de un monólogo con una silla vacía que simbolizaba a un Obama ausente, y le servía como medio para expresar su descontento por las políticas llevadas a cabo por el gobierno demócrata. Todo en política tiene su eco, aunque en este caso para marcar distancia, afirmando: "Vengo desde una posición muy diferente a la de Clint Eastwood".

Y es que si Clint Eastwood es el arquetipo del ciudadano americano más tradicional, Eva Longoria apareció como representación del sector hispano, un colectivo que cada vez participa en mayor medida en el total de la población de EEUU. Actriz célebre por su papel en Desesperate Housewife (Mujeres desesperadas), habló sobre su origen humilde y la posibilidad de prosperar en el país, pero para ello, advirtió, es preciso asegurar la igualdad de oportunidades:

Yo veo a los americanos de contextos diferentes luchando por su propio éxito. Son optimistas, ambiciosos, trabajadores, pero también necesitan saber que su duro trabajo dará resultado. Somos afortunados de que nuestro presidente entiende el valor de la oportunidad americana, porque él también lo ha vivido:

El medio para garantizar esta igualdad de oportunidades es la instauración de un sistema impositivo progresivo, que garantice un pago más alto a las rentas más altas. De hecho, ella se mostró dispuesta a ceder una mayor renta a través de impuestos para poder generar un mayor bien colectivo:

La Eva Longoria que trabajó en Wendy"s dando la vuelta a hamburguesas, ella necesita un recorte de impuestos, pero la Eva Longoria que trabaja en los set de películas, no.

Pero el elenco de artistas que participó en la Convención demócrata no termina ahí. La actriz Kerry Washington, que interpretó a la esposa de Ray Charles en Ray, también dio un discurso como representante de la minoría negra del país. Marc Anthony fue el encargado de cantar el himno de EEUU, en una Convención amenizada por las actuaciones de Foo Fighters, Mary J. Blige y James Taylor. Y Jessica Alba organizó una fiesta, tras el cierre de la Convención, para recaudar fondos para la candidatura, donde también actuaron Pitbull o Scissor Sisters. Y en su twitter escribió: "Estoy muy orgullosa de mi niña @Eva Longoria", colgando una foto a través de instagram. En definitiva, una velada política que, en ocasiones, se asemejaba a la gala de los Oscar o a los Premios Grammys, pues así es un país donde los artistas se implican activamente en la política.

Fotos y fuente: Deadline