Nada como contar con un reparto extranjero para que los medios internacionales se hagan eco de los primeros detalles de tu película. Es lo que, sin duda, pensó Juan Antonio Bayona cuando decidió contar con Naomi Watts y Ewan MacGregor para The Impossible, y la misma estrategia que ha seguido Eugenio Mira con Grand Piano, que cuenta con Elijah Wood y John Cusack como protagonistas en una película que está producida por Rodrigo Cortés y Adrián Guerra, que ya siguieran este mismo procedimiento en Buried, su anterior colaboración profesional.

Elijah Wood

Tampoco es la primera vez que el que fuera Frodo el The Lord of the Rings se deja ver en el cine español. En su experiencia seudo británica, Álex de la Iglesia ya contara con él para The Crimes of Oxford. El resultado fue lamentable, por lo que no puedo imaginarme los motivos por los que Eugenio Mira ha decidido contar con un actor que casi todos consideramos mediocre y que, desde luego, no tiene ningún tirón en taquilla. Bueno, si tenemos en cuenta que estamos hablando del director de Agnosia (siempre recordaré el titular de la crítica que le hizo mi compañero Dani Hurtado), creo que podemos deducir que no debe tener demasiadas luces. Aparte de que Elijah Wood debe ser un actor con un caché bastante asequible.

El propio Eugenio en colaboración de Damien Chazelle -uno de los responsables del guión de The Last Exorcism 2- han desarrollado un guión que se centra en un concertista de piano que se aleja de los escenarios tras sufrir una crisis de pánico escénico. En su vuelta a los escenarios se verá acosado por un loco que pondrá en peligro su vida y la de su mujer, y no podrá fallar uno sola nota de su partitura si desea evitar una tragedia. Por el momento el rodaje se lleva a cabo en Terrassa, donde se ha reproducido a escala real la sala central del Teatro de Chicago, lugar en el que se desarrolla la acción.

La imagen publicada del proyecto sólo muestra a Elijah Wood y no creo que sirva para estimular a muchos porque, seamos sinceros, tampoco parece que se hayan estrujado mucho la sesera para desarrollar un argumento tan tópico. Menos mal que el tiempo acaba por poner a cada uno en su sitio. Y si no, echen un vistazo a alguna de las críticas de The Impossible, auténtico tsunami que debe estar en estos momentos arrasando la moral de Juan Antonio Bayona, que debió pensar que le esperaría la gloria después de su tramposa El orfanato. Exactamente igual que le pasó también a Rodrigo Cortés con Red Lights después de su inflada Buried.