El biopic es un género de moda en Hollywood, y cada vez enfoca más su mirada en destacadas figuras de la música: desde el Ray Charles interpretado por Jamie Foxx, pasando por el Johnny Cash encarnado por Joaquin Phoenix, el vanguardista retrato de Kurt Cobain en Last Days (2005), de Gus van Sant, o el múltiple Bob Dylan en I´m not there, de Todd Haynes. Además, Martin Scorsese está en la fase de preproducción de un biopic basado en la vida Frank Sinatra. Y ahora, le ha tocado el turno al Rey del Rock and Roll, Elvis Presley.

BiteSize Entertainment, una reciente productora que comenzó su andadura en el pasado festival de Cannes, acaba de adquirir los derechos de la obra "Conversaciones con el Rey: diarios de un joven aprendiz", escrito por David Gruder y David E. Stanley, el hermanastro del propio Elvis. Ambos comparten el mismo padre, y Stanley se mudó a casa Graceland a la edad de 4 años, cuando el icono del rock triunfaba a la edad de 24 años. De este modo, Stanley creció en los ambientes que Elvis frecuentaba, conoció los estudios de rodaje mientras su hermanastro participaba en algunas obras e incluso trabajó como asistente en sus conciertos entre 1972 y 1977, de modo que puede ofrecer una faceta más íntima del artista.

El título de la obra será Growing up Graceland, y la obra recurrirá a un narrador testigo, el propio Stanley, quien va a relatar su visión de la vida de su hermano a través de sus ojos. De este modo, el biopic promete ofrecer una mirada próxima al artista e imprimir un tono de realismo psicológico al relato. El film se centrará en los últimos años de vida de la estrella, mostrando la búsqueda espiritual que inició durante el declive de su existencia. Ahora falta saber quién interpretará al Rey.

Pero, curiosamente, se está desarrollando de forma paralela un proyecto similar: otro biopic de Elvis dirigido por el documentalista John Scheinfeld, y que lleva por título Fame & Fortune. Esta obra está basada en una biografía del cantante escrita por Marshal Terrill a través de los relatos del guardaespaldas de Elvis, Sonny West. El director de este biopic ha realizado, previamente, The U.S. vs. John Lennon.

Por mi parte, espero que ambos biopics traten de impulsar alguna innovación narrativa, siguiendo la estela abierta por I´m not there y su técnica del relato múltiple de un mismo personaje, negando la posibilidad de captarlo a través de una única narración. Confío en que la técnica del narrador testigo de Growing up Graceland permita una reflexión acerca de la imposibilidad de apresar la vida a través de un relato objetivo, haciendo evidente la subjetividad en la aproximación a la figura de Elvis.

Fotos: My heritage