Hay muchos que consideran que hace tiempo que Robert De Niro no nos regala alguno de aquellos intensos personajes que le popularizaran allá por la década de los setenta y ochenta. Pero no seré yo quien considere que se encuentra en sus horas bajas. Ni mucho menos. Desde mi punto de vista el que fuera protagonista de Taxi Driver o Ranging Bull, tan sólo debe estar disfrutando en un registro más cómico que dramático que debió descubrir con Analyze This y cogerle el gusto con Meet the Parents. Lo mismo puede decirse de Diane Keaton, salvo que en su caso, siempre se ha movido como pez en el agua dentro del registro cómico. Juntos son el principal reclamo de The Big Wedding, en la que están rodeados de un reparto de lujo que incluye cómicos de siempre con algunos integrantes de las nuevas generaciones.

The Big Wedding

Justin Zackham, que fuera guionista de The Bucket List, que también estaba protagonizada por viejas glorias como Jack Nicholson y Morgan Freeman, se encarga tanto del guión como la dirección de una historia que se centra en Don y Ellie Griffin, quienes llevan muchos años divorciados, pero que deben simular que siguen siendo un matrimonio feliz ante los ojos de una invitada inesperada: la madre biológica de Alejandro, el hijo adoptivo de Don, quien es incapaz de confesarle a su madre, con mentalidad ultra-católica, que ha vivido los últimos quince años con una pareja divorciada, lo que considera un pecado sin parangón. Completan la familia presencias tan estimulantes como Susan Sarandon, que como la nueva esposa de Don; Ben Barnes y Amansa Seyfried, que interpretan a la pareja que se casa; Topher Grace y Katherine Heigl, como los hermanos de Alejandro; y como no hay boda católica sin cura, Robin Willimas termina por aportar su granito de arena a una celebración que tendrá lugar en octubre si acudes a la cita en los Estados Unidos, o en noviembre si lo haces en España.

No entiendo muy bien el planteamiento que justifica sin ningún problema dar un hijo en adopción para condenar a sus padres adoptivos por haberse divorciado, pero tampoco es que el tráiler de The Big Wedding muestre que estemos hablando de una reunión familiar en la onda de Secrets and Lies. Si Diane Keaton nunca nos defrauda, me da la impresión de que vamos a disfrutar con la interpretación de Susan Sarandon. Aunque también es cierto que no parece que vaya a dar más que para pasar un rato entretenidos. Me pregunto ¿cómo no la han llamado sencillamente Meet the biological mother?